Actualizado 21/04/2021 15:37 CET

REE redujo sus emisiones de CO2 un 47 en los últimos cinco años y destinó 32 millones a biodiversidad y despoblación

Grupo Red Eléctrica destinó más de 32 millones a proyectos de biodiversidad, despoblación y atención al COVID en 2020, como la restauración de praderas de posidonia en Baleares.
Grupo Red Eléctrica destinó más de 32 millones a proyectos de biodiversidad, despoblación y atención al COVID en 2020, como la restauración de praderas de posidonia en Baleares. - GRUPO RED ELÉCTRICA

   La empresa modificará sus objetivos climáticos y su plan de acción y se alineará con el objetivo de ambición empresarial de 1,5ºC de la ONU

   MADRID, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Red Eléctrica redujo un 47 por ciento sus emisiones de gases de efecto invernadero entre 2015 y 2020 y destinó más de 32 millones a biodiversidad, lucha contra la despoblación y a actuaciones para frenar el COVID-19 en el pasado ejercicio, según recoge su Informe de Sostenibilidad, en el que además destaca que por primera vez se emitieron 700 millones en bonos verdes.

   En total, el grupo incrementó su inversión en proyectos ambientales y destinó 23,3 millones de euros a proteger y conservar la biodiversidad y el capital natural, así como otros 9 millones a iniciativas enfocadas a luchar contra la despoblación rural y a paliar los efectos de la covid-19 en la población más vulnerable.

   El informe recoge, por primera vez, según explica REE, las recomendaciones de la Task Force on Climate-related Financial Disclosures que proporcionan un marco de información para los riesgos y oportunidades climáticos para mejorar la comprensión de los inversores sobre su impacto.

   Asimismo, incluye la primera emisión de bonos verdes de Red Eléctrica por un importe de 700 millones de euros con información detallada sobre la asignación de los fondos y los impactos medioambientales asociados a los proyectos verdes.

   Para la directora corporativa de Sostenibilidad y Estudios del Grupo, Fátima Rojas, "la razón de ser de las empresas debe ir mucho más allá de generar retorno económico".

   Así, considera que estas han de facilitar una economía útil para las personas, defender el medio ambiente y ser activas en el combate contra la crisis climática.

   "La sostenibilidad impregna toda la estrategia y la toma de decisiones de Grupo Red Eléctrica y es la palanca con la que vamos a impulsar la transición verde, justa y digital mediante nuestro Plan Estratégico 2021- 2025", ha asegurado.

   En esa línea, la empresa ha anunciado que modificará sus objetivos climáticos y su plan de acción para ajustarse la iniciativa Business Ambition for 1.5° C, promovida por el Pacto Mundial de Naciones Unidas.

   En el informe, la compañía recopila las actividades realizadas en 2020 para limitar el incremento de la temperatura global. En concreto, precisa que ha reducido su huella de carbono con una disminución del 26,5 por ciento respecto a sus emisiones directas de 2015. La rebaja se debe a las medidas implantadas para disminuir las pérdidas de hexafluoruro de azufre (SF6) asociadas principalmente a pequeñas fugas y averías en los equipos de la red de transporte.

LA DEMANDA DE SUS CENTROS DE TRABAJO POR COVID REBAJÓ LAS EMISIONES UN 22,6%

   Asimismo, explica que la menor emisión de GEI en 2020 se debe también una bajada del 22,6 por ciento del consumo eléctrico asociado a sus centros de trabajo.

   Por otro lado, dado que las emisiones asociadas a la cadena de suministro son las que mayor peso tienen en las emisiones indirectas del Grupo Red Eléctrica, de acuerdo con el informe la compañía tiene una línea de apoyo en materia de huella de carbono en el que están participando 23 proveedores que representan en torno al 47% de las emisiones de la cadena de suministro.

   Con ello, los proveedores conocen su nivel de madurez en materia de cambio climático y pueden tomar medidas para reducir su impacto.

BIODIVERSIDAD Y DESPOBLACIÓN

   En cuanto a sus iniciativas ambientales, a las que la empresa destinó en 2020 más de 32 millones, refleja que en 2020 se incrementó un 19 por ciento respecto a 2019 este presupuesto para proyectos de protección de la biodiversidad y la conservación del capital natural.

   Entre estos, ha destacado las iniciativas de conservación de especies amenazadas como el águila imperial ibérica en Doñana; el águila pescadora en el Parque Natural del Marjal de Valencia; y el guirre canario en Fuerteventura. También destaca el Bosque de Red Eléctrica, que cuenta con 864 hectáreas recuperadas en todo el territorio, y el Bosque Marino, con el que ya se han restaurado 2 hectáreas de posidonia oceánica en Baleares.

   Por otro lado, en acción social se invirtieron 9 millones de euros en 377 iniciativas, dirigidas en particular a la lucha contra la despoblación rural y dar respuesta rápida y eficaz a las necesidades derivadas de la pandemia entre los colectivos más desfavorecidos.

   Por ejemplo, con FADEMUR puso en marcha la iniciativa Alimentos Solidarios, para dar salida a productos de pequeñas explotaciones agropecuarias de mujeres en riesgo de desaparecer tras el cierre por la pandemia de restaurantes y bares donándolos a entidades sociales que estaban viendo desbordados sus servicios de atención a personas especialmente golpeadas por la crisis económica derivada de la situación sanitaria.

   Igualmente, puso en marcha medidas para extender temporalmente las contrataciones donde el personal habilitado por los proveedores para prestar servicios se encontrase en un ERTE, dotar de mayor liquidez a los proveedores afectados por la crisis y flexibilizar el criterio de restricción de proveedor en dificultades financieras, permitiendo que fueran adjudicatarios de un mayor importe.

   Por último, el informe refleja la primera emisión de bonos verdes de Grupo Red Eléctrica por un importe total de 700 millones de euros y un vencimiento a 8,5 años.

Contador