Actualizado 08/05/2015 10:13

El Día Mundial del Comercio Justo 'tira del hilo' del sector textil

Khady Waylie, a cotton farmer in Sitaoulé Bananding, throws freshly picked cotto
SEAN HAWKEY

MADRID, 8 May. (EUROPA PRESS) -

El Día Mundial del Comercio Justo, que se celebra este sábado en más de 70 localidades españolas, se centra en esta ocasión en el sector textil y que, como denuncia la Coordinadora Estatal de Comercio Justo (CECJ), se caracteriza por la "feminización" y precarización. De ahí que el lema de este año sea 'Tira del hilo'

Así, a nivel global, el sector cuenta con un 80% de trabajadores mujeres, la mayoría de ellas jóvenes que viven en países asiáticos (60%), que trabajan entre 12 y 14 horas al día, y cuyo salario es entre un 10% y un 50% menor que el de los hombres, según la CECJ.

Por este motivo, esta semana se ha presentado en el Centro Cultural Galileo de Madrid una exposición de 24 fotografías titulada 'Tira del hilo' (como el lema del 'Día Mundial del Comercio Justo 2015') en la que el fotógrafo Sean Hawkey muestra el trabajo de una cooperativa de 10.000 trabajadores cosechadores de algodón bajo criterios de comercio justo en Senegal, cuyo producto termina en tiendas de toda Europa, una vez manufacturado.

La presidenta de la organización, Mercedes García de Vinuesa, ha asegurado durante la inauguración que, cada vez más, sectores como la industria textil están controlados por grandes multinacionales que, bajo el criterio de "máxima competitividad", buscan producir en los países "más baratos" y donde los gobiernos pongan "menos trabas", de forma que puedan actuar "con total libertad". "Ser competitivo implica también presionar para poner los sueldos más bajos posible", ha asegurado.

Por un lado, la consecuencia de esto es el "casi monopolio" de las grandes multinacionales que, a su juicio, domina el sector en Europa. En este sentido, ha asegurado que en Reino Unido el 80% del mercado textil está representado por estas empresas, y que en los países del Mediterráneo este porcentaje es del 40%.

Por otra parte, en los países en que se cultiva la materia prima y se elaboran los productos, muchas veces los salarios mínimos son "míseros" y "no cubren las necesidades básicas" para vivir, según ha indicado.

"En países como Camboya, el salario mínimo es de 128 dólares, la mitad que en otros países del entorno --ha señalado García de Vinuesa-- que quedan lejos de los 238 dólares que la Asian Floor Wage Alliance calcula son necesarios para cubrir las necesidades básicas".

Aún así, asegura que el "triste record a la baja" en términos retributivos lo ostenta Bangladesh, donde el salario mínimo es de 50 euros, pese a la subida de un 77% producida tras el derrumbamiento del edificio Rana Plaza en 2013, en el que fallecieron 1.138 personas y más de 1500 resultaron heridas.

En este sentido, la presidenta de CECJ ('www.comerciojusto.org'), subraya que, de los 910 millones de trabajadores que, según la OIT, viven en la pobreza, la mayoría trabajan en el sector textil, que es también uno de los sectores de actividad económica que "contaminan más" por las sustancias tóxicas que emplea para la elaboración de sus productos y que luego vierte al medio ambiente.

A juicio de la organización, a ello habría que sumarle otras "violaciones de derechos" como son la ausencia de sindicatos o el empleo de niños obligados a trabajar. Así, ha indicado también que, de acuerdo con los datos de la OIT, un total de 21 millones de personas son obligados a trabajar forzosamente, como parte del fenómeno de la "esclavitud moderna".

"Todas estas cifras no nos traspasan la piel, hablamos de millones de personas de una manera como muy fácil --ha lamentado-- quisiera que lo viésemos de una manera diferente, porque se nos olvida. A veces nos insensibilizamos para seguir el día a día".

A nivel europeo, ha lamentado que la nueva normativa europea sobre etiquetado no incluya la obligatoriedad de aportar información sobre las condiciones de producción (aunque sí el lugar de origen y manufacturación) y ha criticado el Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión, que, a su juicio, supondrá "igualar las condiciones laborales a la baja y reducir la seguridad alimentaria"

"La ropa de comercio justo sienta mejor a la piel --ha concluido-- garantiza que para su producción ha habido condiciones dignas, no ha habido niños explotados, condiciones laborales dignas, que no ha habido niños explotados. La conciencia moral va a estar más tranquila".

ACTOS EN ESPAÑA

Conferencias, conciertos, pasacalles, actividades infantiles, puestos informativos y de venta son algunas de las actividades que se celebrarán en más de 70 localidades de 14 comunidades autónomas, convocados por las 29 organizaciones miembro de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo. La lectura del manifiesto será uno de los momentos principales de las celebraciones.

El Día Mundial del Comercio Justo se celebra en más de 50 países, convocados por la World Fair Trade Organization (Organización Mundial del Comercio Justo). El Comercio Justo tuvo su origen en los años 60, y actualmente cuenta con 2,5 millones de productores y productoras, 500 organizaciones importadoras y más 4000 tiendas especializadas en Europa, además de instituciones internacionales que avalan el cumplimiento de sus diez principios.