ACNUR, AI y HRW advierten de que la seguridad de los rohingya que vuelvan a Birmania no está garantizada

Refugiados rohingya en Cox Bazar
REUTERS / NAVESH CHITRAKAR
Actualizado 24/11/2017 12:20:25 CET

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

Tanto la agencia de la ONU para los Refugiados como las ONG pro Derechos Humanos Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional (AI) han advertido de que ahora mismo el Gobierno de Birmania no ofrece ni las más mínimas garantías de seguridad a los refugiados rohingya que decidan regresar al país desde Bangladesh, en virtud de un acuerdo de repatriación destinado a poner punto y final a las persecuciones y abusos de las que han sido objeto por parte del Ejército birmano.

"La idea de que Birmania vaya a recibirles con los brazos abiertos después de dejar sus hogares hechos cenizas me parece risible", ha denunciado el director para refugiados de HRW, Bill Frelick, quien ha acusado a las autoridades birmanas de haber presentado, en lugar de un acuerdo en firme, nada más que "un ardid publicitario".

Del mismo modo ha opinado el portavoz de ACNUR, Adrian Edwards, que además ha asegurado desde Ginebra que la agencia de la ONU todavía no ha podido examinar los detalels del acuerdo y que "las condiciones actuales en Birmania no garantizan retornos seguros ni constantes" para los más de 620.000 desplazados rohingya que han abandonado el país desde el pasado 25 de agosto.

"Los refugiados siguen a la fuga. Muchos de ellos han sido objeto de violencia, abusos sexuales y un profundo daño psicológico. Han sido testigos de los asesinatos de sus familiares y de sus amigos. Existen todavía profundas divisiones intercomunitarias y el acceso humanitario a su hogar, el estado de Rajine, sigue siendo inexistente", ha lamentado el portavoz.

El memorándum firmado entre Birmania y Bangladesh este jueves avanza la creación de un "grupo de trabajo conjunto" en un plazo de tres semanas para preparar el retorno de los rohingya, en uno de los pocos aspectos del acuerdo que han quedado relativamente claros a las ONG, quienes todavía no saben si el pacto en sí respeta el estandar mínimo humanitario internacional, al margen de los obstáculos ya mencionados.

AMNISTÍA INTERNACIONAL: "NOS HAN DEJADO AL MARGEN"

Amnistía Internacional se ha sumado a las críticas y ha denunciado que las autoridades han ignorado la opinión tanto de la propia ONG como de la ONU. "Nos han dejado completamente al margen", ha lamentado el director para refugiados de AI, Charmaine Mohamed, antes de avisar de que cualquier idea de retorno es, en este punto, "prematura".

Algunos de los rohingya consultados por Reuters se han mostrado profundamente escépticos a la hora de regresar, dada la amenaza que pesa sobre ellos.

"Volveremos si dejan de acosarnos y si podemos vivir como viven los budistas u otros grupos étnicos", ha declarado un refugiado rohingya identificado como Sayer Husein, llegado hace dos meses a Bangladesh. "Nuestros niños han recibido educación, y deberían tener acceso a empleos públicos como cualquier otra persona", ha añadido.