Actualizado 14/01/2018 15:59

EEUU confirma preparativos de una fuerza de 30.000 milicianos kurdoárabes en la frontera entre Siria y Turquía

Milicianos de las FDS con sus armas al norte de Raqqa
Milicianos de las FDS con sus armas al norte de Raqqa - RODI SAID / REUTERS

Turquía protesta ante la perspectiva de una fuerza oficiosa kurda en su frontera en plena guerra con el PKK

MADRID, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

La coalición internacional liderada por Estados Unidos ha confirmado los preparativos para crear una fuerza de nada menos que 30.000 efectivos, la mitad de ellos veteranos de guerra kurdoarábes, para proteger la estabilidad territorial de Siria en la frontera con Turquía, una decisión que ha provocado la indignación del Gobierno de Ankara, expresada a través de la convocatoria del encargado de negocios norteamericano en el país.

La información, avanzada por el blog The Defense Post y corroborada posteriormente por Reuters y el Gobierno turco, denomina a esta nueva unidad como la Fuerza de Seguridad para la Frontera de Siria, cuyos integrantes forman parte en su mayoría de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una alianza de milicias árabes y kurdas que cuenta con el apoyo irrenunciable de Estados Unidos dado el éxito de sus operaciones contra Estado Islámico.

Esta fuerza estará desplegada a lo largo del valle del Éufrates, con lo que también ejercerán cierta influencia en la vecina Irak, según ha confirmado el portavoz de la Coalición Internacional Contra Estado Islámico (CJTF-OIR), el coronel Thomas F. Veale.

Las primeras informaciones sobre la existencia de esta unidad aparecieron el pasado día 9 de enero, cuando la agencia oficial de noticias turca, Anadolu, informó de la existencia de una unidad de características parecidas, llamada Ejército Norte, entrenada por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y el Pentágono.

Ello motivó la inmediata protesta del Ministerio de Exteriores de Turquía, quien convocó al encargado de negocios de EEUU Philip Kosnett, a quien recordaron que Turquía está actualmente en guerra con las milicias kurdas del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (el PKK) y con sus aliados en Irak y Siria, entre ellos las Unidades de Protección Popular (YPG), quienes formarán parte de este nuevo contingente.

La coalición ha querido aclarar que la composición étnica de esta nueva fuerza fronteriza dependerá de la zona y que la intención es que estos efectivos no sirvan demasiado lejos de sus hogares. El efecto político puede ser extraordinario, apunta el Defense Post, ya que esta fuerza garantiza a los kurdos el control territorial de los 820 kilómetros que cubren la frontera de Siria con Turquía.

Esta fuerza estará compuesta por 15.000 veteranos de las FDS y ha abierto otros 15.000 puestos reservados para los reclutas que ahora mismo están recibiendo entrenamiento de 230 adiestradores.

Más información