Publicado 17/06/2021 05:05CET

Francia anuncia la captura en el Sahel de un alto mando de Estado Islámico en el Gran Sáhara

Archivo - Militares de Francia coordinándose con efectivos africanos en el marco de la Operación Barkhane
Archivo - Militares de Francia coordinándose con efectivos africanos en el marco de la Operación Barkhane - MINISTERIO DE DEFENSA DE FRANCIA - Archivo

MADRID, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las Fuerzas Armadas francesas han informado de la captura en el Sahel de "uno de los miembros de alto rango" del grupo yihadista Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS) Dadi Ould Chouaib, más conocido como Abou Dardar.

A través de su perfil de Twitter, han indicado este miércoles que Abou Dardar fue detenido en el marco de una operación conjunta de una patrulla de operación 'Barkhane' junto a las Fuerzas Armadas de Níger el pasado 11 de junio en la región de Liptako, entre Níger, Malí y Burkina Faso, principal epicentro de la actividad yihadista.

Según las autoridades francesas, informa el medio 'Le Télégramme', Dardar, quien fue uno de los líderes del Movimiento por la Unidad y la Yihad en África del Oeste (MUJAO), es "sospechoso de haber mutilado a tres hombres el 2 de mayo durante el mercado semanal en Tin Hama", en el norte de Malí.

Además, las autoridades han recalcado que ha sido detenido "sin resistencia" y que portaba "un arma automática, un telescopio de visión nocturna, un chaleco de combate, un teléfono y una radio".

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, anunció la semana pasada una "transformación profunda" de la presencia militar de París en el Sahel, lo que pasa también por el fin inminente de la operación 'Barkhane', lanzada en 2014 y pilar básico de la estrategia francesa en una región marcada en los últimos años por la creciente inseguridad.

Tras ello, la ministra de Defensa de Francia, Florence Parly, dijo que las autoridades "no cambian el objetivo, que seguirá siendo la lucha contra el terrorismo", antes de recalcar que "el enemigo se adapta sin parar a los modelos operativos y de acción de los militares que están sobre el terreno, por lo que es importante cambiarlos para variar sus efectos".

Malí y otros países del Sahel han venido registrando en los últimos años un número creciente de ataques yihadistas obra tanto de la filial de Al Qaeda en la región como de la de Estado Islámico, lo cual ha hecho además aumentar la violencia intercomunitaria y provocado el desplazamiento de decenas de miles de personas.