Grupos yihadistas lanzan una ofensiva sobre los últimos bastiones de la oposición siria en Deir Ezzor e Idlib

Combatientes kurdos celebran la liberación de Raqqa (archivo)
REUTERS / ERIK DE CASTRO
Actualizado 08/01/2019 20:20:47 CET

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

Grupos yihadistas han lanzado una ofensiva sobre los últimos bastiones de la oposición siria en las provincias de Deir Ezzor e Idlib, ambas en el noroeste del país, según han informado fuentes rebeldes y el Observatorio Sirio para lo Derechos Humanos (OSDH).

Hayat Tahrir al Sham (HTS), punta de lanza del antiguo Frente al Nusra, la extinta rama de Al Qaeda en Siria, inició la semana pasada una ofensiva sobre Idlib y las vecinas provincias de Hama, Alepo y Latakia, con focos de resistencia rebelde.

Un portavoz del Ejército Nacional sirio, Yusef Hamoud, ha contado a Reuters que los milicianos del HTS han arrebatado este mismo martes a los insurgentes sirios cuatro localidades de la llanura de Al Ghab y se preparan para tomar también las ciudades de Ariha y Maarat al Numan.

El OSDH, con sede en Londres pero una amplia red de informantes sobre el terreno, ha confirmado que hay una intensa batalla en Al Ghab y ha advertido de que si los terroristas del HTS toman Ariha y Maarat al Numan y otras localidades cercanas se harían 'de facto' con el control de Idlib.

El Ejército Nacional Sirio, la principal fuerza rebelde apoyada por tropas turcas, se ha desplegado en los frentes próximos al HTS para frenar su avance. "Pedimos (a las facciones rebeldes) que están dentro de Idlib que lancen una operación para que podamos abrir un nuevo frente", ha pedido Hamoud.

Un residente en Sahl al Ghab ha afirmado que los grupos respaldados por Turquía "no tienen más opción que luchar hasta la muerte". "Están cercados en una zona muy pequeña", ha señalado.

OFENSIVA DE ESTADO ISLÁMICO CONTRA LAS FDS

Por otro lado, Estado Islámico ha puesto en marcha otra ofensiva en su último feudo de Deir Ezzor contra las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), integradas por las Unidades de Protección Popular (YPG), una milicia kurda a la que Turquía considera un grupo terrorista.

El OSDH ha indicado que una tormenta de arena ha ayudado a los yihadistas a avanzar desde el domingo sobre las tropas kurdas. En un ataque que se prolongó hasta el lunes por la noche, murieron al menos 33 combatientes de las FDS y otros 30 resultaron heridos.

Así, Estado Islámico está intentando recuperar el control de una zona que perdió durante la jornada del domingo, lo que provocó que viera reducido aún más el terreno que controla en el país.

"Es normal que los terroristas aprovechen el mal tiempo para lanzar ataques usando sus células durmientes contra nuestras fuerzas en el este del río Éufrates", ha comentado Redur Xelil, jefe de relaciones públicas de las FDS, en declaraciones a DPA.

Xelil ha rehusado confirmar el balance de víctimas proporcionado por el OSDH, pero ha señalado que los aviones de las FDS y sus aliados no pudieron llevar a cabo vuelos de reconocimiento" debido al mal tiempo, lo que benefició a los milicianos de negro.

El portavoz rebelde ha considerado que la campaña militar de Turquía contra los kurdos en el norte de Siria "está dando un nuevo impulso moral a los terroristas".

Las FDS anunciaron el 10 de septiembre una nueva ofensiva contra Estado Islámico en la provincia de Deir Ezzor, tras lo que la coalición que encabeza Estados Unidos confirmó que contaría con su apoyo aéreo. Desde entonces, ha ejecutado decenas de ataques en la zona.

De acuerdo con el Observatorio, desde la ofensiva iniciada por las FDS contra Estado Islámico el pasado mes de septiembre en la orilla este del Éufrates, más 1.087 yihadistas, 602 combatientes rebeldes y 367 civiles han muerto.

El grupo yihadista ha quedado recluido en algunos puntos de la provincia en la orilla oriental del río Éufrates, cerca de la frontera con Irak --donde fue derrotado militarmente a final de 2017--, y zonas del desierto sirio.

Estado Islámico ha seguido perpetrando atentados de forma frecuente en Irak y ha lanzado varias ofensivas en los últimos meses en Siria para intentar expandir sus territorios y reducir la presión a la que se está viendo sometido.

Contador