Johnson acusa a sus socios de la UE de ser "un poco negativos" sobre el futuro del Brexit

Publicado 20/08/2019 20:19:27CET
Boris Johnson
Boris JohnsonPeter Nicholls/PA Wire/dpa

LONDRES, 20 Ago. (Reuters/EP) -

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, ha afirmado que el resto de líderes de la UE están siendo "un poco negativos" sobre las perspectivas de alcanzar un acuerdo para lograr un divorcio ordenado entre las dos partes, después de que Bruselas haya vuelto a dejar claro que no renegociará el actual pacto.

"En este momento, es completamente cierto que nuestros amigos y socios son un poco negativos (...), pero creo que lo conseguiremos. Creo que existe el sentimiento real de que hay que hacer algo con este 'backstop'", ha dicho ante los periodistas, en alusión al plan de emergencia contemplado para la frontera irlandesa.

Johnson confía en "quitar el 'backstop'" y lograr un "comercio sin fricciones" en la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte, en el marco de unas negociaciones más amplias para un acuerdo de libre comercio entre Reino Unido y los 27 miembros restantes del bloque comunitario.

Johnson ha insistido en reiteradas ocasiones en que Reino Unido saldrá de la UE el 31 de octubre con o sin acuerdo de por medio. La hipótesis de un 'Brexit duro', sin embargo, ha generado ya movimientos entre los diputados, que estudian ya la viabilidad de una moción de censura que permita frenar una salida abrupta.

"Mientras (en la UE) crean que hay una posibilidad de que el Parlamento bloquee el Brexit, es improbable que se planteen hacer las concesiones que necesitamos, por lo que hay que tener paciencia", ha advertido el 'premier' británico.

LA UE NO SE MUEVE

El presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, y la Comisión Europea han advertido este martes a Johnson de que el plan de emergencia para la isla de Irlanda es la única forma de evitar una frontera 'dura' entre Irlanda e Irlanda del Norte una vez que Reino Unido haya abandonado la UE.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, también ha subrayado que esa salvaguarda es solo una última opción en caso de que no haya ningún acuerdo concreto para preservar los Acuerdos de Viernes Santo que pacificaron el Úlster y establecer una definición clara de las fronteras del "mercado interno" europeo. Solventadas ambas dudas, "ya no necesitaríamos el 'backstop", ha explicado.

"Esto significa que tenemos que pensar soluciones prácticas. Siempre ha dicho que cuando alguien tiene la voluntad de encontrar esas soluciones, puede hacer en un periodo corto de tiempo", ha añadido la canciller, quien ve posible introducir cambios al respecto modificando únicamente la declaración política sobre las relaciones futuras y no el Acuerdo de Retirada.

Contador

Para leer más