La ONU denuncia que la ofensiva en el noroeste de Siria deja ya más de 500 civiles muertos

Publicado 30/08/2019 10:46:14CET
Una niña junto a edificios bombardeados en Idlib
Una niña junto a edificios bombardeados en Idlib - Anas Alkharboutli/dpa

MADRID, 30 Ago. (EUROPA PRESS) -

Más de 500 civiles han muerto y cientos más han resultado heridos como resultado de la ofensiva lanzada a finales de abril por el Gobierno de Bashar al Assad, con apoyo de Rusia, para recuperar el control del último bastión controlado por los rebeldes en el noroeste de Siria, según los últimos datos de Naciones Unidas.

En su comparecencia ante el Consejo de Seguridad de la ONU, el secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios de la ONU, Mark Lowcock, ha denunciado que "en las últimas tres semanas, desde que se rompió el alto el fuego condicional el 5 de agosto, decenas de comunidades se han vaciado en el norte de Hama y el sur de Idlib".

"Las imágenes de satélite muestran que localidades y aldeas completas han quedado arrasadas", ha añadido este jueves, subrayando que muchos de sus habitantes han huido hacia el norte, cerca de la frontera con Turquía, y los que han quedado atrás "están refugiados en sótanos o lo que queda de sus casas".

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF, desde el inicio de la ofensiva 43 centros sanitarios, 87 educativos, 29 estaciones de agua y siete mercados se han visto afectados por los combates y bombardeos.

"Tres millones de personas, dos tercios de las cuales son mujeres y niños, cuentan con vuestro apoyo para hacer que esta violencia cese", ha reclamado Lowcock a los miembros del Consejo de Seguridad, según informa la ONU.

Asimismo, ha resaltado que pese a los muchos retos, las organizaciones humanitarias siguen haciendo "todo lo posible para atender las necesidades" de la población en Idlib, donde trabajan unos 15.000 cooperantes.