Marlaska anuncia que la equiparación salarial será efectiva en octubre y supondrá 301 millones en 2018

Actualizado 05/10/2018 18:03:23 CET
Grande-Marlaska se reúne con representantes policiales y de la Guardia Civil
TWITTER DE INTERIOR

MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha anunciado este viernes que el aumento salarial acordado con policías y guardias civiles para la equiparación con las fuerzas de seguridad autonómicas será efectivo en la nómina de octubre, lo que supondrá destinar a tal efecto 310 millones de euros este 2018.

En una rueda de prensa tras reunirse durante cerca de dos horas con representantes policiales y de la Guardia Civil, el ministro ha reivindicado el compromiso "loable y necesario" que adquirió el Gobierno de Mariano Rajoy para la equiparación salarial, pero ha subrayado que ha sido el nuevo Ejecutivo el que le ha dado "forma" en sus cuatro meses de andadura.

Los sindicatos han calificado el acuerdo de "histórico" y han destacado que la "unión hace la fuerza". Grande-Marlaska, por su parte, se ha mostrado "orgulloso" de la ejecución de este acuerdo "en tiempos récord" y ha aplaudido el trabajo de los sindicatos participantes en la reunión: "silencioso, callado, pero efectivo".

Según ha detallado el titular de Interior, el grueso de los 310 millones de euros que se destinarán de aquí a final de año para la equiparación salarial se desembolsará en octubre, ya que los policías y guardias civiles recibirán en su nómina tanto el aumento correspondiente a octubre como al "atrasado" de los meses de enero a septiembre.

A partir de noviembre, la subida lineal se consolidará en las nóminas. Además, el importe total destinado a la equiparación salarial entre los años 2018 y 2020 será de 807 millones de euros.

700 MILLONES A CATALUÑA, NO PARA SALARIOS DE MOSSOS

Por otro lado, el ministro ha rechazado que los 700 millones de euros comprometidos con la Generalitat de Cataluña en materia de Interior tengan relación con las retribuciones de los Mossos d'Esquadra. "Eso es absolutamente falso y no tiene nada que ver con retribuciones de los mossos. Esos 700 millones son simplemente una cuestión de financiación autonómica", ha explicado al ser preguntado por si la cantidad comprometida con la Generalitat respondía a incrementos salariales en el cuerpo de Mossos.

Tras el ministro, han tomado la palabra la secretaria general del Sindicato Unificado de Policía (SUP), Mónica Gracia, y su homólogo de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), Alberto Moya, y han celebrado la entrada en vigor de la subida relativa a 2018, aunque han avisado de que ya trabajan para que se concreten los aumentos correspondientes a 2019.

"No podemos consentir que una policía autonómica cobre más que una estatal", ha sentenciado Gracia, quien ha apuntado que los 202 euros de aumento que percibirán en su nómina en octubre --al margen de los retrasos del resto de meses-- son una cuestión "de justicia".

Moya, por su parte, ha advertido de que si la aplicación del acuerdo entre el Gobierno y los representantes policiales y de guardias civiles no se concreta en 2019 en los Presupuestos Generales del Estado, exigirán que se encauce por "otras vías legales".

JUSAPOL PROTESTA POR SU "EXCLUSIÓN"

Antes del inicio de la reunión, una quincena de manifestantes del sindicato Jusapol ha protestado frente a la sede del Ministerio por su "exclusión" de la reunión y han clamado proclamas en favor de la equiparación. Según ha denunciado Gracia, estos integrantes de Jusapol han recibido a los representantes de los sindicatos que sí han participado en el encuentro con Grande-Marlaska al grito de "hijos de puta".

"El dividir no beneficia. Los insultos y la falta de respeto... hoy nos han llamado compañeros hijos de puta", ha lamentado Gracia, y ha hecho un llamamiento a la unidad, sin la cual considera que "no habría dinero".

Jusapol pidió este jueves la dimisión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por "desproteger" a los manifestantes que reclamaban el sábado pasado la equiparación salarial en Barcelona y que fueron agredidos por independentistas.

Contador