PP y Ciudadanos tumban en el Congreso la enmienda del PSOE para anular el veto del Senado

408081.1.644.368.20180924130437
Vídeo de la noticia
Actualizado 24/09/2018 18:37:52 CET

MADRID, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Mesa del Congreso que preside Ana Pastor ha acordado este lunes, con los votos del PP y Ciudadanos, excluir la enmienda del PSOE para anular el veto irrevocable del Senado al techo de gasto a través de una ley de medidas contra la violencia machista.

Por un lado, 'populares' y 'naranjas' presentaron sendos recursos pidiendo anular esa enmienda al considerarla un "fraude" al referirse a un asunto ajeno al objeto de la proposición de ley y recordando que ya está en tramitación una iniciativa legislativa específica sobre el veto del Senado a la senda de déficit.

Por otro, el PSOE y Unidos Podemos protestaron alegando que la Mesa del Congreso no tiene competencias para corregir a la Mesa de la Comisión de Justicia, donde los socialistas y ERC tienen la mayoría y la semana pasada aceptaron tramitar la controvertida enmienda.

En ese contexto, la Mesa del Congreso, con los votos de PP y Ciudadanos, ha decidido admitir los recursos y corregir a la Mesa de la Comisión de Justicia, excluyendo esa enmienda de la tramitación de la ley de violencia machista.

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha decidido comparecer para dar cuenta personalmente de la decisión ante lo "relevante" del asunto, subrayando que el órgano que preside es plenamente competente para adoptarla y retar a modificar el Reglamento a quien quiera que esto deje de ser así.

EVITAR INSEGURIDAD JURÍDICA

Según ha detallado, PP y Cs han tumbado la enmienda fundamentalmente por dos motivos y atendiendo a la doctrina fijada por el Tribunal Constitucional. En primer lugar, porque se trata de un hecho "inédito" que el Congreso tramite dos textos con un contenido "idéntico", como son la enmienda del PSOE y la proposición de ley, también del PSOE, Unidos Podemos, ERC, Compromís, que el Pleno del Congreso acordó tramitar la semana pasada.

Pastor ha explicado que no frenar esa reforma "duplicada" podría dar lugar a una situación de "inseguridad jurídica" porque ambos textos podrían dar lugar a resultados distintos e incluso "contradictorios".

Como segundo argumento, la presidenta ha esgrimido la jurisprudencia del TC que establece que la Mesa del Congreso tiene competencia para "garantizar la necesaria homogeneidad y congruencia" de las enmiendas con el texto al que se presentan, no sólo en los supuestos en los que el Reglamento de la Cámara lo tenga previsto de manera expresa, sino también en los que no haya una previsión específica al respecto.

NO TENÍA NADA QUE VER

En este caso, ha aducido, "es claro" que la enmienda no tenía "conexión con el objeto de la iniciativa legislativa que versaba sobre la lucha contra la violencia de género" y que por tanto, no "era congruente con su objeto, su espíritu ni sus fines esenciales".

Cuando se le ha preguntado por qué en otras ocasiones la Mesa de la Cámara ha dejado pasar enmiendas que no tenían nada que ver con el texto enmendado y si a partir de ahora, como ocurre en el Senado, no permitirá que esa práctica se repita, Pastor se ha limitado a decir que "el criterio de la Mesa es siempre cumplir las sentencia del TC".

Pastor ha defendido que, como presidenta del Congreso, actúa "siempre con objetividad, conforme a la legalidad y la Constitución"
y ha vuelto a repetir, ante la posibilidad de que el PSOE intente promover su reprobación, que no acepta presiones.

"Puedo recibir amenazas, pero a mí las amenazas me mueven en el cumplimiento de la legalidad. No sé si a otros, pero a mí las amenazas siempre me mueven en el cumplimiento de mis obligaciones", ha enfatizado, haciendo hincapié en que la decisión de anular la enmienda ni ha sido suya sino de la Mesa.

Además, ha querido dejar claro que este "no es un asunto político", sino que tiene que ver "con la legalidad" y "con la defensa que tiene que hacer la Mesa de los derechos de los 350 diputados".

NO HABÍA DUDAS

Ana Pastor no ha querido comentar la negativa de su grupo y de Ciudadanos a que la Mesa solicitar, como ha planteado el PSOE y ha apoyado Unidos Podemos, un informe jurídico sobre este particular antes de decidir si daban o no luz verde a la enmienda.

Sí lo ha hecho el vicepresidente primero de la Mesa, Nacho Prendes, de Ciudadanos, quien ha indicado que "desde el punto de vista jurídico la situación estaba suficientemente clara" y que era "absolutamente innecesario" prolongar más la toma de la decisión. Asimismo, ha recordado que la Mesa de la Comisión de Justicia también rechazó recabar la opinión de los letrados la semana pasada cuando admitió a trámite la polémica enmienda.

Por todo ello, ha defendido como "correcta" la decisión de la Mesa y ha reiterado los argumentos jurídicos esgrimidos por Pastor. "No podíamos mirar para otro lado", ha dicho, insistiendo en que la artimaña del PSOE era "un fraude de ley" y mencionando la existencia de antecedentes en los que la Mesa del Congreso ha tumbado enmiendas tramitadas por la mesa de una comisión.

Contador