Publicado 21/02/2024 08:00

Fermín Bocos.- Con Sánchez el PSOE se desangra

MADRID, 21 Feb. (OTR/PRESS) -

A corto plazo, la estrepitosa derrota sufrida en Galicia por el Partido Socialista no le va a cambiar la vida a Pedro Sánchez. Pero para seguir en La Moncloa tiene que sacar adelante la Ley de Amnistía que le exige Carles Puigdemont como precio para que los diputados de Junts le sigan apoyando en este tramo de la legislatura.

Pero ésa entrega, ése estar atado de pies y manos a los separatistas catalanes, entre otras, ha sido la razón de la debacle sufrida por el PSOE en las elecciones gallegas. Comicios en los que miles de gallegos han dado la espalda al candidato socialista (Gómez Besteiro) a quien Sánchez había apoyado participando personalmente hasta en ocho de sus mítines.

En esta campaña los estrategas de La Moncloa cometieron un error de libro: creerse su propia propaganda. El mantra sobre las supuestas bondades de "normalización" que aparejaba al chantaje de los partidos separatistas cuyo última exigencia era la Ley de Amnistía. Pero no coló. Los socialistas gallegos han pagado la factura pasando a convertirse en la tercera fuerza del futuro Parlamento Gallego.

Sánchez está sacrificando al PSOE en la hoguera de su vanidad .Ha instrumentalizado de tal manera al partido que estaba dispuesto a convertirlo -sí hubiesen dado los números- en un apéndice del BNG, el partido independentista gallego que en su "carta de principios" se proclama partidario de crear un Estado gallego soberano. A esa posición ancilar se prestaba Sánchez en el mismo registro de servidumbre que viene acreditando con ERC, Bildu, Junts y el resto de sus socios parlamentarios.

Ante la gravedad de lo sucedido en Galicia, Emiliano García Page -presidente castellano manchego, crítico a tiempo parcial- cree necesario que se abra en el PSOE un período de reflexión y rectificación para evitar que un ciclo negativo "se convierta en un ciclón electoral que arrase mucho más al partido". Sabido que en algunas latitudes los veranos son temporada de borrascas, huracanes y ciclones habrá que esperar a las elecciones europeas que se celebrarán en junio para ver sí las maniobras políticas de Sánchez van a seguir desangrando al Partido Socialista.