Publicado 09/12/2023 08:00

Fermín Bocos.- La tramoya de la ley de amnistía

MADRID, 9 Dic. (OTR/PRESS) -

Termina el año en el Congreso con una sesión plenaria que retratará el voltaje de la alta tensión que recorre la vida política española. El próximo martes asistiremos al pago del segundo plazo de la deuda de Pedro Sánchez con los separatistas catalanes. Ese día tendrá lugar el debate de toma de consideración de la proposición de ley de amnistía pactada por el PSOE con Junts (Puigdemont) y ERC (Junqueras) a cambio del apoyo a la investidura de Pedro Sánchez. Para evitar contratiempos a lo largo de la tramitación parlamentaria La Moncloa ha dejado en manos del PSOE la presentación de la proposición de ley porque de haber optado por la vía del proyecto de ley habría sido preceptivo un dictamen del CGPJ y la consulta, también, al Consejo de Estado. Qué sin ser vinculantes, llegado el caso, podrían haber dejado en evidencia al Ejecutivo, pues es sabido que en el mundo de la judicatura es opinión mayoritaria que la amnistía no tiene cabida en la Constitución. Y Sánchez no quiere arriesgarse a un revolcón político que aunque no fuera vinculante reforzaría la tendencia mayoritaria en la opinión pública que según recientes encuestas se declara contraria a perdonar a los golpistas. Por eso, cuando a Sánchez le han preguntado por la marcha del proceso para aprobar la mencionada ley intenta desmarcarse argumentando que es una negociación entre dos partidos --PSOE y Junts--, como sí no fuera él mismo y su ambición personal el impulsor de esta tramoya que compromete al Gobierno de España.

En la gira de entrevistas que ha concedió esta semana ha reiterado que la amnistía --que ahora considera que sí tiene encaje en la Constitución, hasta el 23J decía lo contrario-- "permitirá normalizar la situación en Cataluña". Decía lo mismo cuanto intentaba justificar los indultos y las reformas del Código Penal para suprimir el delito de sedición que tanta polémica generaron en la pasada legislatura. Ya entonces daba por conseguida dicha "normalización". Ahora añade otro argumento de la misma raíz falsaria. Para justificar su pacto con Carles Puigdemont dice que la amnistía "permitirá recuperar actores políticos". Parece que ha olvidado que Cataluña está tan "normalizada" que el prófugo es eurodiputado en el Parlamento Europeo y que Junts, el partido que dirige, tiene treinta y dos diputados en el Parlamento de Cataluña, siete diputados en el Congreso y tres senadores, todos ellos plenamente normalizados en sus actividades y funciones parlamentarias. En una de sus acepciones a la hora de definir el significado del término "tramoya", el Diccionario de la RAE señala que se trata de un "enredo dispuesto con ingenio, disimulo y maña". Llevándolo del teatro a la política es lo que ha tratado Sánchez con el trágala de la ley de amnistía. A juzgar por las encuestas, esta vez no cuela.