Nueva York trabaja en un sistema de IA para identificar los sonidos de la ciudad y reducir la contaminación acústica

Actualizado 12/03/2019 14:22:02 CET
Nueva York
PIXABAY/CC/FREE-PHOTOS

   MADRID, 12 Mar. (EDIZIONES/Portaltic) -

   Un grupo de científicos en Estados Unidos está trabajando por desarrollar un algoritmo que use el aprendizaje automático para distinguir los distintos ruidos de la ciudad y poder crear herramientas para reducir la contaminación acústica.

   Este proyecto, llamado SONYC por sus iniciales en inglés (Sounds Of New York City, sonidos de la ciudad de Nueva York), pretende monitorizar, analizar y mitigar la contaminación acústica, a través de la implantación de una red de sensores en toda la ciudad y capacitación de los modelos para identificar las diferentes fuentes de ruido en la ciudad, junto con el volumen que están midiendo.

   Este proyecto necesita la colaboración de ciudadanos voluntarios para escuchar clips de sonido de 10 segundos recopilados por los sensores de la ciudad e identificarán lo que escuchan. Gracias a esta identificación se podrá comprender mejor el ruido y luego construir herramientas para que las agencias de la ciudad puedan cumplir los códigos de contaminación acústica, como ha explicado el post-doctorando de la Universidad de Nueva York, Mark Cartwright, en una entrevista a The Verge.

   SONYC es una colaboración entre la ciudad de Nueva York, la Universidad de Nueva York y la Universidad Estatal de Ohio que emplea voluntarios para crear las muestras de ruidos, personas que ayuden a distinguir los distintos sonidos de la ciudad, que posteriormente ayudarán a entrenar a un algoritmo con el fin de que por sí mismo y mediante aprendizaje automático realice dicha identificación.

El proyecto necesitará unas 50.000 grabaciones "anotadas por tres personas diferentes" y estas personas deberán estar de acuerdo con la identidad del sonido, añade el postdoctorando.

   Por ello, trabajan con voluntarios que sean buenos identificando sonidos, "que tengan un poco más de experiencia, como algunos trabajadores de la construcción que entienden la diferencia entre un martillo neumático y un ariete", como explica Cartwright. Por ello, al trabajar en la ciudad de Nueva York, buscan a neoyorquinos, "que tienen un conocimiento subconsciente de lo que son los sonidos" de la ciudad en la que viven.

Contador