El Ayuntamiento saca hoy a concurso la demolición y obra del viejo Mercado del Carmen

Actualizado 07/10/2008 7:57:42 CET

HUELVA, 7 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Huelva saca hoy a concurso la demolición y obra del viejo Mercado del Carmen, construido en 1864, que dará lugar a una 'Plaza de España'.

En rueda de prensa, el alcalde de la ciudad, Pedro Rodríguez (PP), anunció que las obras del nuevo mercado de abastos ya han finalizado y se está llevando a cabo el traslado de los más de 180 puestos de comerciantes.

Por este motivo, el primer edil aseguró que el viejo ágora onubense comenzará a derribarse en 2009, con un plazo de ejecución de seis meses y un presupuesto de 220.000 euros, contemplando además un plan de seguridad en su demolición y traslado porque "la uralita, elemento predominante en el mercado, tiene bastante amianto", según explicó el concejal de Urbanismo, Francisco Moro.

En el solar que quedará libre en la zona, el Ayuntamiento tiene previsto convertirlo en un aparcamiento en superficie para un centenar de coches hasta que las obras de la plaza comiencen.

Al respecto, Moro insistió en que está funcionando en la zona un sistema de cooperación con los propietarios de fincas afectadas por el PERI del mercado para llegar a un acuerdo con los mismos y no será hasta entonces cuando comiencen los trabajos.

El objetivo es revitalizar toda la zona del viejo mercado y generar un nuevo foco de atracción en el entramado peatonal de la ciudad, un amplio espacio libre que sirva de oasis para el esparcimiento y la reunión ciudadana sumándose a los tradicionales, rehabilitados en los últimos años, como la plaza de Las Monjas, la Palmera, el Paseo de Santa Fe, la Plaza Coto Mora o la Plaza Niña.

Se trata de una ambiciosa operación, caracterizada por la intención de crear una plaza mayor onubense, siguiendo la tradición en cuanto a espacio rectangular y con soportales, pero adaptada al momento actual y principalmente a la idiosincrasia arquitectónica de Huelva. En este sentido, se apuesta, por un lado, por el color blanco característico de la ciudad, con textura de muros en piedra o mármol, y por otro por levantar un hito central cuya sombra actúe de reloj solar junto a otros elementos destinados a singularizar la nueva plaza.

En realidad, se trata de una gran plaza y dos placetas inmediatas, enlazadas por calles peatonales, donde se combinarán usos residenciales, comerciales, administrativos y lugares de ocio para convertir el espacio en un atractivo para el ciudadano.

Asimismo, se pretende la creación de aparcamientos subterráneos tanto para residentes como de carácter rotatorio, debiendo contribuir a la viabilidad de la peatonalización del entorno del casco antiguo y a la mejora de las condiciones de vivienda y de actividades del casco.

En los 14.259 metros cuadrados que comprende este proyecto se construirán un máximo de 200 viviendas, dejando el resto para zonas verdes o espacios libres peatonales públicos. Además, está prevista la creación de un gran aparcamiento subterráneo al servicio del casco histórico, que se complementaría con la habilitación de un número mínimo de plazas de aparcamiento --400-- para residentes y actividades no residenciales, además de la superficie mínima para aparcamientos públicos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies