El fiscal pide 44 años para los siete acusados en el caso almazaras

Actualizado 26/07/2010 20:56:44 CET

PRIEGO DE CÓRDOBA (CÓRDOBA), 26 Jul. (EUROPA PRESS) -

El fiscal del llamado caso almazaras, en relación con la supuesta estafa de casi 650.000 euros a unas 2.000 personas, ha presentado en el Juzgado de Instrucción de Priego de Córdoba su escrito de acusación previo a la apertura de juicio oral en la Audiencia Provincial de Córdoba, pidiendo que se condene a un total de 44 años de prisión para los siete acusados.

Según informó en comunicado la plataforma de afectados Almazeite, la cual expresó su "satisfacción, al comprobar como la Fiscalía ha actuado con contundencia", lo cual alegra a los afectados, después de "cinco años esperando momentos así", por lo que manifestaron su apoyo público "al escrito que presenta la Fiscalía y la animamos a seguir trabajando por la verdad y en bien de las más de 2.000 familias afectadas en esta presunta estafa".

En este procedimiento, según recoge el escrito del fiscal, se ha investigado la perdida de casi 650.000 euros por parte de Almazaras de Priego en beneficio de Oligra. Por ello, Almazaras presentó una querella criminal contra el ex-gerente de Almazaras P.J.Q.C., contra los representantes de Oligra F.G.B. y su hijo J.M.G.M, y contra el representante de Oleonostrum, que actuó de intermediario, E.F.P., imputándose a todos ellos la presunta comisión de los delitos de estafa y falsedad documental, pidiendo el fiscal para el primero once años de prisión y una multa de 73.000 euros, y seis años de cárcel y una multa de 36.500 euros para cada uno de los otros tres acusados.

Posteriormente, la Asociación AlmaZeite logró ampliar la querella al presidente del actual consejo rector de Almazaras, F.J.V.; al tesorero del mismo, A.P.T., y al ex secretario, N.R.J., por la presunta comisión de un delito societario y de un delito societario continuado, al no haber cumplido presuntamente la función de garantes para que todos los hechos que se investigan no hubiesen sucedido.

HECHOS

Los hechos, según el relato de la Fiscalía, tienen su inicio el día 13 de septiembre de 2004, cuando se suscriben dos contratos. Por el primero, Almazaras compra a Oleoliva nueve millones de kilos de aceite a 370 pesetas el kilo que, posteriormente y según el segundo contrato, son vendidos a Oligra a 382 pesetas el kilo. Con dicha operación Almazaras, en principio, obtendría un beneficio neto de 0,07 euros por kilo, es decir, en total 649.136 euros (108 millones de pesetas).

Dicho contrato lo lleva a cabo y lo firma el ex-gerente de Almazaras P.J.Q.C., e interviene como corredor el representante de Oleonostrum E.F.P. Según el fiscal, el consejo rector de Almazaras es conocedor de dichas operaciones y del beneficio que se obtendría y se mostraron conformes con ello, ya que no consta en acta ninguna consideración en su contra.

El fiscal también indica en su escrito que Oligra podría haber gestionado directamente la compra de los nueve millones de kilos de aceite a Oleoliva a un precio menor y sin embargo optó por hacerlo a través de Almazaras, aunque, P.J.Q.C., E.F.P. y los representantes de Oligra, F.G.B. y su hijo J.M.G.M, se pusieron de común acuerdo y guiados por el ánimo de enriquecimiento ilícito redactaron posteriormente unos contratos de compra y venta, entre Almazaras y Oligra, de 2.400.000 kilos de aceite.

Esa cantidad de aceite primero la vendió supuestamente Almazaras a Oligra, por 365 pesetas el kilo, y luego supuestamente la vendió Oligra a Almazaras, por 400 pesetas el kilo, con él ánimo, por parte de los acusados, de conseguir el beneficio de los 649.136 euros que Almazaras pensaba lograr con el contrato de los nueve millones de kilos, como supuestamente así ocurrió. La cancelación de estos contratos, por los que se habían entregado cantidades a cuenta, junto con la emisión de pagarés y el pago de corretajes, en algún caso hasta dos veces por la misma operación, suman la cantidad supuestamente estafada.