Madre e hijo se demandan tras ocupar éste una vivienda social propiedad de sus progenitores

Actualizado 24/11/2010 19:14:15 CET

JAÉN, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

La madre del joven de Jaén que ocupó el pasado día 20 una vivienda social propiedad de los cónyuges, ahora divorciados, ha denunciado a su hijo por un presunto delito de coacciones. A su vez, el joven ha demandado a su progenitora por otro de amenazas graves.

Según ha informado el letrado del joven en un comunicado, su cliente ha sido citado por el Juzgado de Instrucción número cuatro de la capital para prestar declaración como presunto autor de un delito de coacciones, tras la denuncia de su madre "por los hechos acontecidos el sábado".

Así las cosas y dado que la mujer "ha reconocido no vivir en la casa y ha procedido a denunciar a su propio hijo", su hijo la ha denunciado a su vez en el Juzgado de Guardia "por las amenazas graves vertidas contra su hijo y de las que existe testimonio documental". Los hechos a los que alude el abogado se producen, presuntamente, desde el 20 de noviembre, cuando el joven ocupó la casa con la ayuda de un cerrajero, "arremolinándose los vecinos en torno a él, increpándole, insultándole, e incluso escupiéndole, por lo que tuvieron que acudir patrullas de la Policía Nacional hasta en dos ocasiones para evitar disturbios".

La decisión de ocupar la vivienda la tomó ante la "precaria situación" que atraviesa, "viviendo en parques y estaciones de la capital", y después de que en julio hubiera denunciado a su madre por un supuesto delito de abandono familiar por la "denegación del uso" del inmueble, que "se encontraba cerrado y que es de carácter social".

De hecho, según indicó el abogado el pasado lunes, la Consejería de Obras Públicas y Vivienda de la Junta de Andalucía ha iniciado Diligencias de Investigación ante la denuncia presentada por la falta de uso de la vivienda por parte de la progenitora, "habiendo solicitado la atribución de la misma a mi cliente, por estar en verdadera situación de desamparo".

EMPADRONADO EN LA CASA

Por ello, y dada su "precaria situación" y que el domicilio objeto del procedimiento estaba vacío y él "se encuentra empadronado allí desde que se compró la casa por sus padres, ha decidido ocupar la casa cambiando la cerradura e instalándose dentro junto con su pareja". En este sentido, aseguró que su cliente ha recibido "múltiples coacciones verbales e incluso vejaciones por parte de su propia madre como de personas allegadas a ella", amenazándolo, incluso, con incendiar la casa.

El joven hizo pública su situación el pasado 12 de julio, cuando informó mediante su letrado de la denuncia que había interpuesto contra su madre. Entonces, indicó que carecía de "medios para poder subsistir, en paro, durmiendo en casas de amigos y en la casa que su padre tiene y que comparte con su actual pareja, dado que está divorciado de la madre, pero que al ser muy pequeña le imposibilita tener un techo digno, intimidad y es imposible la convivencia por obvios motivos de espacio".

Estas mismas fuentes sostuvieron que la madre es beneficiaria de una vivienda social desde hace siete años y que desde hace cinco la tiene cerrada, "yendo solo fines de semana esporádicos a hacer fiestas en la misma, viviendo y estando empadronada en la localidad jiennense de Linares, con lo cual se está produciendo un fraude a la administración por disfrutar de una vivienda social que no ocupa ni destina a sus propios hijos y por un claro delito de abandono de familia, por negarse ella a facilitarle a su hijo un techo".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies