Declarado en ruina el edificio de la calle San Pedro número 1

Publicado 18/04/2017 17:56:41CET

   SANTANDER, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El Ayuntamiento de Santander ha declarado en ruina el edificio situado en la calle San Pedro 1, en la zona del Cabildo de Arriba, a la vista de los informes técnicos que alertan del grave deterioro del inmueble.

   El edificio, construido antes de 1920 y que consta de planta baja, cuatro alturas y bajo cubierta, presenta en la actualidad signos de un prolongado abandono e importantes daños en fachadas, cubierta y estructura, lo que aboca a la declaración de ruina y la demolición del inmueble, según ha indicado en nota de prensa el Consistorio.

   El Ayuntamiento ha dado un plazo de dos meses a los propietarios para iniciar el derribo y los servicios sociales municipales se han puesto ya en contacto con el único vecino que reside actualmente en el edificio con el fin de evaluar su situación y asesorarle, en su caso, sobre posibles ayudas o recursos a los que pudiera acogerse.

   El concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz, ha explicado que el Ayuntamiento ya había dictado resoluciones previas instando a la propiedad a acometer reparaciones para resolver las deficiencias detectadas en el edificio sin que dichos requerimientos hayan sido atendidos.

   El último informe emitido por los técnicos municipales alerta de ese incumplimiento de las órdenes municipales y de la progresión del deterioro del inmueble, que en la actualidad se encuentra en situación de ruina.

   Así, en los informes se evidencia la existencia de desconchones en las fachadas, donde faltan dos balcones y también partes del revoco; y se constata también el deterioro de la cubierta, en la que se han instalado chapas como solución de emergencia para evitar la entrada de agua.

   Además, se alerta del debilitamiento de la estructura y de la existencia de un gran hueco en el suelo de la habitación de una de las viviendas de la primera planta, así como daños similares en las plantas altas y asentamientos en otras partes del edificio que indican que es posible que se repita esta situación en otros puntos.

   Igualmente, los informes constatan graves deficiencias estructurales y destrozos en los locales comerciales, que permanecen cerrados y sin actividad.

   La resolución por la que se declara la ruina concede dos meses de plazo a los propietarios para iniciar los trabajos de demolición, previa presentación del correspondiente proyecto técnico ante los servicios técnicos municipales.

   En caso de no cumplir con lo establecido, el Ayuntamiento podrá ejecutar el derribo de forma subsidiaria y repercutir los costes a la propiedad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies