ADN de un chino de 40.000 años complica el origen de los asiáticos

Esqueleto del hombre de Tianyuan
FU QIAOMEI
Publicado 16/10/2017 13:24:40CET

   MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La composición biológica de los humanos en Asia oriental se está configurando como una historia muy compleja, con mayor diversidad y contactos más lejanos de lo que se sabía anteriormente.

   Un nuevo estudio en Current Biology analiza el genoma de un hombre que murió en la cueva de Tianyuan, cerca de Pekín, China, hace 40.000 años. Sus huesos contenían suficientes moléculas de ADN para que un equipo dirigido por el Profesor Fu Qiaomei en el Laboratorio de Paleontología Molecular de la Academia de Ciencias de China, usara técnicas avanzadas de secuenciación de ADN antiguo para recuperar el ADN que abarca el genoma humano.

   Aunque se han secuenciado varios humanos antiguos en Europa y Siberia, pocos han sido secuenciados en Asia oriental, particularmente China, donde el registro arqueológico muestra una rica historia para los primeros humanos modernos. Este nuevo estudio sobre el hombre de Tianyuan marca el primer ADN antiguo del este de Asia, y los primeros datos del antiguo genoma de China.

   El hombre de Tianyuan fue estudiado en 2013 por el mismo laboratorio. Luego, descubrieron que mostraba una relación más cercana con los asiáticos actuales que con los europeos actuales, lo que sugiere que la historia asiática actual en la región se extiende desde hace 40.000 años. Con nuevas técnicas moleculares que solo se publicaron en los últimos dos años, el Profesor Fu y su equipo, en colaboración conjunta con expertos del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva y UC Berkeley, secuenciaron y analizaron más regiones del genoma, particularmente en posiciones también secuenciadas en otros humanos antiguos.

   Desde 2013, el ADN generado por los antiguos europeos ha demostrado que todos los europeos actuales derivan parte de su historia demográfica de una población prehistórica que se separó de otras poblaciones tempranas no africanas poco después de la migración fuera de África. La ascendencia mixta de los europeos actuales podría sesgar las pruebas de similitud genética, incluidos los resultados encontrados para el hombre de Tianyuan.

   Con los datos recién publicados, sin embargo, el laboratorio de Fu demostró que la similitud genética con los asiáticos permaneció en comparaciones, incluidos los europeos antiguos sin ascendencia mixta. Confirmaron que la relación más cercana que Tianyuan comparte es con los asiáticos actuales. Sin embargo, ese no fue el resultado más emocionante que encontraron.

   Con una estrecha relación con los asiáticos actuales, esperaban que fuera similar a las poblaciones asiáticas actuales con respecto a los europeos. Fue una sorpresa cuando descubrieron que un individuo de 35.000 años de Bélgica, GoyetQ116-1, que en otros aspectos parecía ser un antiguo europeo, compartía cierta similitud genética con el individuo de Tianyuan, más que ningún otro europeo antiguo.

   Es poco probable que esto se deba a interacciones directas entre las poblaciones cercanas a las costas este y oeste de Eurasia, ya que otros europeos antiguos no muestran un resultado similar. En cambio, los investigadores sugirieron que las dos poblaciones representadas por los individuos Tianyuan y GoyetQ116-1 derivaron parte de su ascendencia de la misma subpoblación antes de la separación entre Europa y Asia. La relación genética observada entre estos dos individuos antiguos es evidencia directa de que las poblaciones europeas y asiáticas tienen una historia compleja.

   Un segundo resultado inesperado arroja algo de luz sobre la diversidad genética humana en el este de Asia prehistórico. En 2015, un estudio que comparaba las poblaciones actuales en Asia, el Pacífico y las Américas mostró que algunas poblaciones nativas americanas de América del Sur tenían una conexión inusual con algunas poblaciones al sur de Asia continental, en particular el Papuano Melanesio y el Onge Andamanés.

   Ese estudio propuso que la población que cruzó a las Américas hace unos 20.000 años no podía considerarse una sola unidad. En cambio, una o más poblaciones relacionadas pero distintas cruzaron alrededor del mismo período de tiempo, y al menos uno de estos grupos tenía lazos adicionales con una población asiática que también contribuyó al actual Papuano y Onge.

   No se observa rastro de esta conexión en los actuales asiáticos orientales y siberianos, pero a diferencia de ellos, el hombre de Tianyuan también posee similitudes genéticas con los mismos sudamericanos, en un patrón similar al encontrado para Papuano y Onge.

   El nuevo estudio confirma directamente que las múltiples ascendencias representadas en los nativos americanos eran todas de poblaciones en Asia continental. Sin embargo, lo intrigante es que la migración a las Américas ocurrió hace aproximadamente 20.000 años, pero el individuo de Tianyuan tiene el doble de edad. Por lo tanto, la diversidad de la población representada en las Américas debe haber persistido en Asia continental en dos o más poblaciones distintas desde hace 40.000 años.

   El hombre de Tianyuan es solo un individuo, pero la secuenciación más profunda de su genoma por parte del profesor Fu y su equipo revela una separación complicada entre europeos y asiáticos antiguos y pistas sobre un paisaje genético diverso para los humanos en el este de Asia. Su estudio también demostró que se deriva de una población que está relacionada con los actuales asiáticos orientales, pero que no es directamente ancestral a estas poblaciones, lo que sugiere que múltiples poblaciones genéticamente distintas se ubicaron en Asia desde hace 40.000 años hasta el presente.

   El hombre de Tianyuan nos muestra que entre hace 40.000 años y el presente, hay muchas preguntas sin respuesta sobre las poblaciones pasadas de Asia, y el ADN antiguo será la solución clave a esas preguntas.