Las lenguas drávidas que se hablan en India datan de hace 4.500 años

Mapa de lenguas drávidas en la India
ROYAL SOCIETY OPEN SCIENCE (2018).
Actualizado 21/03/2018 11:30:46 CET

   MADRID, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El origen de la familia de la lengua drávida, con unas 80 variedades habladas por 220 millones de personas en el sur y centro de India y países vecinos, se pueden datar en hace unos 4.500 años.

   Esta estimación se basa en nuevos análisis lingüísticos realizados por un equipo internacional, incluidos científicos del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, que emplearon datos recopilados de primera mano de hablantes nativos que representan a todos los subgrupos de drávidas informados previamente.

   Estos hallazgos, publicados en 'Royal Society Open Science', coinciden con estudios lingüísticos y arqueológicos anteriores. El sur de Asia, que va desde Afganistán en el oeste y Bangladesh en el este, es el hogar de al menos 600 idiomas que pertenecen a seis grandes familias de idiomas, incluidos los dravídicos, indoeuropeos y sino-tibetanos.

   La familia de lenguas drávidas, que consiste en alrededor de 80 variedades de idiomas (lenguajes y dialectos), hoy la hablan aproximadamente 220 millones de personas, principalmente en el sur y el centro de India, pero también en los países vecinos. Sus cuatro idiomas más grandes, Kannada, Malayalam, Tamil y Telugu tienen tradiciones literarias que abarcan siglos, de los cuales Tamil se remonta a más lejos.

   Junto con el sánscrito, el tamil es uno de los idiomas clásicos del mundo, pero a diferencia del sánscrito, existe una continuidad entre sus formas clásica y moderna documentada en inscripciones, poemas y textos y canciones seculares y religiosas. "El estudio de las lenguas dravídicas es crucial para entender la prehistoria en Eurasia, ya que desempeñaron un papel importante en la influencia sobre otros grupos lingüísticos", explica la autora Annemarie Verkerk, del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana.

   No se conocen con certeza ni el origen geográfico de la lengua drávida ni su dispersión exacta a través del tiempo. El consenso de la comunidad investigadora es que los drávidos son nativos del subcontinente indio y estuvieron presentes antes de la llegada de los indo-arios (hablantes indoeuropeos) en la India hace unos 3.500 años. Es probable que las lenguas dravídicas estuvieran mucho más extendidas hacia el oeste en el pasado de lo que están en la actualidad.

UN RESULTADO SÓLIDO

   Con el fin de examinar las preguntas sobre cuándo y dónde se desarrollaron las lenguas dravídicas, los científicos hicieron una investigación detallada de las relaciones históricas de 20 variedades drávidas. El autor del estudio, Vishnupriya Kolipakam, del Instituto de Vida Silvestre de India, recopiló datos contemporáneos de primera mano de hablantes nativos de una muestra diversa de las lenguas dravídicas, en representación de todos los subgrupos de dravídicos de los que se ha informado previamente.

   Los investigadores utilizaron métodos estadísticos avanzados para inferir la edad y el subgrupo de la familia de la lengua dravídica entre los 4.000 y los 4.500 años de edad. Esta estimación, si bien está en línea con las sugerencias de estudios lingüísticos previos, es un resultado más sólido porque se encontró consistentemente en la mayoría de los diferentes modelos estadísticos de evolución analizados en este estudio.

   Esta edad también concuerda con las inferencias de la arqueología, que previamente han colocado la diversificación de drávidas en las ramas Norte, Central y Sur exactamente a esta edad, coincidiendo con los comienzos de desarrollos culturales evidentes en el registro arqueológico.

   No obstante, se necesitarían investigaciones futuras para aclarar las relaciones entre estas ramas y para examinar la historia geográfica de la familia lingüística. "Aquí tenemos una oportunidad realmente emocionante para investigar las interacciones entre estas personas y otros grupos culturales en el área, como indoeuropeo y austroasiático, en una de las grandes encrucijadas de la prehistoria humana", afirma el autor Simon Greenhill, del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana.