COMUNICADO: Qué elementos se deben tener en cuenta para apostar en carreras de caballos

PIXABAY
PIXABAY
Actualizado 16/04/2018 18:54:13 CET

Las carreras de caballos es uno de los deportes que levanta más pasiones en el mundo de las apuestas. Millones de euros y dólares se ponen en juego cada día en las diferentes carreras que se celebran en países como Estados Unidos, Inglaterra, Irlanda, Australia o Sudáfrica.

   

Madrid, a 16 de Abril de 2018.-

En muchos de estos países, apostar a las carreras de caballos está considerado casi como un arte. Por tanto, no todo el mundo tiene la suerte de ganar, ya que hay que contar con una serie de conocimientos previos, tal y como podemos ver en WeAreBettors.

   

El apostador tiene que determinar qué caballo cuenta con las mayores oportunidades de ganar la carrera. Al acceder a cualquier hipódromo, a los apostadores se les entrega lo que se conoce como el Daily Racing Form (DRF). Un documento lleno de cifras y estadísticas en el que se desglosa el momento de forma actual de cada caballo.

   

La distancia, el ritmo y la velocidad

Una de las cifras que conforma el DRF recibe el nombre de número Beyer. Este se halla en el centro del documento y atiende tanto al ritmo como a la velocidad de cada caballo, atendiendo siempre a las carreras anteriores.

   

El número de ritmo se refiere, en la mayoría de los casos, a aquellos caballos que le gustan estar en cabeza desde el comienzo de la carrera y son capaces de aguantar ahí hasta el final. La velocidad, en cambio, muestra la habilidad que tiene cada caballo para poder superar a otros a medida que se va a acercando la línea de meta.

   

Saber decodificar estas cifras y estadísticas es una de las principales tareas del apostador de caballos.

   

Otro de los factores muy a tener en cuenta a la hora de apostar en una carrera es la distancia de la misma. Los apostadores estudiarán aquí la resistencia de los caballos atendiendo a carreras anteriores. Es probable que un caballo sea muy rápido, pero quizás no tenga tanta resistencia como para llegar a la recta de meta con fuerzas para ganar.

   

Lo cierto es que la distancia, el ritmo y la velocidad son tres pilares fundamentales a la hora de apostar en caballos en Excelsior. Observar cómo corre el caballo y, lo que es más importante, cómo es capaz de acabar las carreras en diferentes distancias le dará a los apostadores pistas muy importantes para escoger su apuesta final.

   

El tipo de pista y el clima

Pero además de las condiciones del caballo y la distancia de la carrera, hay que tener en cuenta dos factores externos muy importantes: el tipo de pista y el clima. Cualquier modificación en la pista puede ser un elemento clave para el resultado final de la carrera y, por tanto, de la apuesta.

   

Además, cada caballo se adapta mejor a una superficie u otra. Un mismo ejemplar no obtendrá resultados similares en una carrera con pista de tierra o sobre césped. De ahí que los apostadores tienen que estudiar cómo se comportan los caballos en la superficie que les toca correr.

   

Muchos apostadores profesionales se acercan a la pista de carreras para analizarla mucho antes de que comience la competición. O, al menos, se sitúan en su asiento y observan con los prismáticos cómo se encuentra la superficie. Son detalles que a la postre pueden influir en el resultado final.

   

Y, lógicamente, tampoco rendirán de igual manera si el clima es perfecto o llueve. Un poco de lluvia hará que la superficie esté un poco más resbaladiza y algo embarrada. Por tanto, habrá que tener en cuenta también cómo se ha desempeñado un caballo previamente según el clima.

   

En este sentido, resulta lógico que los apostadores consulten con antelación las condiciones climáticas que va a haber ese día. Quizás hay caballos teóricamente más lentos que se adaptan mejor a ciertas condiciones que otros más rápidos. Ahí también podría estar otro factor para ganar una apuesta.

   

El estado de forma

Ni que decir tiene que el estado de forma de un caballo determinará buena parte de la apuesta final. Los apostadores deben estudiar si la anterior carrera representa verdaderamente el estado de forma actual del caballo o ha mejorado o empeorado desde entonces hasta ahora.

   

Al igual que cualquier persona, los caballos no se encuentran siempre al 100% de sus condiciones físicas. Es posible que haya podido estar enfermo recientemente o que tuviera alguna lesión en su última carrera. Todos estos son factores que cualquier apostador debe manejar.

   

Estos son solo algunos de los factores fundamentales que los apostadores de caballos tienen en cuenta para hacer sus apuestas. A estos habría que añadirles las características individuales de cada caballo, quién es el propietario, el establo del que procede, la edad, el género, la raza, etc.

   

Como se puede comprobar, la suerte no es el único factor que entra en juego a la hora de tener éxito en las apuestas de caballos. Detrás del azar hay todo un universo de cifras y estadísticas a considerar.

   

Autor: Pedro Fernández Empresa: OlimpoMarketing

Contador

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación