La deuda del sistema eléctrico se ha reducido hasta los 21.000 millones en 2017

Torres eléctricas
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 05/03/2018 11:10:51CET

MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

La deuda del sistema eléctrico se ha reducido hasta el entorno de los 21.000 millones de euros en 2017, desde los máximos de 28.700 millones de euros que alcanzó en la anterior legislatura y que llevó a abordar la reforma energética de 2013, según indicó el secretario de Estado de Energía, Daniel Navia.

De esta manera, la deuda del sistema eléctrico, que después de 14 años consecutivos de generación de déficit en 2014 registró su primer ejercicio con superávit, se redujo en torno a otros 2.000 millones de euros el año pasado, desde los niveles de los 23.070 millones de euros en que cerró el año 2016.

En la inauguración de la jornada 'Balance Energético de 2017 y Perspectivas para 2018' organizada por Enerclub, Navia destacó que la política de "contención de costes y rigurosidad" aplicada por el Gobierno ha permitido "ser capaces de afrontar y corregir" los desequilibrios acumulados en las etapas anteriores.

A este respecto, subrayó que la sostenibilidad financiera sigue siendo "el elemento fundamental" para que las decisiones que se adopten en materia energética en el corto plazo sean "coherentes con los objetivo a largo plazo".

Así, Navia señaló que esta "transparencia y claridad" en los costes que se incluyen en los sistemas han permitido mantener, durante los últimos cinco años en electricidad y los últimos cuatro en gas, los peajes sin subir.

El secretario de Estado de Energía consideró "lógico y razonable" que exista debate respecto a qué y cuáles deben ser los costes que se incluyen en los sistemas, aunque pidió ser "totalmente transparentes" para que el consumidor sepa de "cuánto dinero" se está hablando.

"Ha habido diversas situaciones donde ha habido propuestas de diversos ámbitos, presiones desde el ámbito político, empresarial o de los usuarios, para hacer un reparto distinto de los costes. Es un debate necesario, pero desde el Gobierno vamos a mantener la rigurosidad a la hora de atribuir los costes a los sistemas. Es un problema de índole no energética, sino macroeconómica", añadió al respecto.

AVANZAR EN LA LEY DE TRANSICIÓN ENERGÉTICA Y EN LOS PLANES NACIONALES.

En lo que se refiere a los objetivos para este 2018, Navia señaló que año será fundamental avanzar en la Ley de Transición Energética y Cambio Climático y en los planes nacionales nacionales de Energía y Clima en los que trabaja el Gobierno, que serán un "elemento vertebrador".

A este respecto, indicó que el 'input' que dará el informe de la comisión de expertos formada por el Gobierno para abordar esta transición energética, que se conocerá "en breve", va ser "una orientación fundamental".

Así, consideró que debe existir un debate "muy intenso" respecto a cómo abordar la transición energética entre todas las fuerzas políticas y todos los actores del sectores, aunque subrayó que es "factible" lograr acompasar el cumplimiento de los objetivos medioambientales con la competitividad de la economía española. "Partimos de una posición razonable para tomar medidas razonables. Habrá gente que quiera avanzar más rápido y otros más lentos, pero lo importante es buscar el punto común", dijo.