La demanda de préstamos para vivienda aumentó en el segundo trimestre

Vivienda
EP
Actualizado 06/08/2010 15:16:53 CET

MADRID, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

La demanda de créditos de las familias para adquirir inmuebles creció en el segundo trimestre del año por primera vez desde mediados de 2006, según la Encuesta de Préstamos Bancarios del Boletín Económico del Banco de España, que también constata un endurecimiento de los criterios de aprobación de nuevos créditos.

Las familias elevaron su demanda de financiación para vivienda pero, por el contrario, mantuvieron estables las solicitudes de créditos al consumo y otros fines después de tres años de retrocesos ininterrumpidos. Las empresas, por su parte, también mantuvieron estable por tercer trimestre consecutivo la demanda de financiación.

Sin embargo, las entidades respondieron a la financiación de familias y empresas con un "cierto endurecimiento" en los criterios de aprobación de los nuevos créditos, que fue mayor en el caso de las empresas, tras varios trimestres en los que apenas variaron las condiciones o, incluso, se suavizaron ligeramente, así como un "tono más restrictivo" en la oferta de préstamos.

El principal factor que explica el endurecimiento de las criterios es el deterioro de las condiciones de acceso a la financiación por parte de las entidades en un contexto de nuevas turbulencias en los mercados financieros vinculadas a la crisis fiscal griega.

El organismo supervisor señala que dado que estas tensiones revistieron mayor intensidad en España que en el promedio del área del euro, el cambio en la oferta de fondos resultó más marcado en España que en la zona euro.

El informe también recoge que el endurecimiento en la concesión de préstamos para vivienda, tras tres trimestres en los que se mantuvieron estables, así como para consumo, vino marcado por el impacto negativo asociado al incremento del coste de financiación y a la menor disponibilidad de fondos por parte de las entidades.

Las previsiones de las entidades encuestadas para los meses de julio a septiembre apuntan a un cierto tensionamiento "adicional" de la oferta en España en todos los segmentos y que volvería a ser más duro en el caso de las empresas, mientras que en la UEM no se anticipan cambios importantes.

De cara al tercer trimestre, los encuestados esperan un patrón heterogéneo en las peticiones de préstamos, lo que supone un ascenso en las procedentes de empresas, estabilidad en las realizadas por los hogares para la compra de viviendas y contracción en las destinadas a consumo y otros fines, aunque muy "marginalmente" en el caso de la UEM.

En la UEM, los criterios para la concesión de créditos a las familias en el segundo trimestre se endurecieron en línea con lo sucedido en el trimestre anterior y los relativos a las operaciones con las sociedades lo hicieron algo más, pero "significativamente" menos que en España.

En cuanto a la demanda de las familias y empresas en la UEM, la encuesta señala que las peticiones de fondos para consumo y otros fines dejaron prácticamente de caer por primera vez desde finales de 2007.

DIFÍCIL ACCESO A LOS MERCADOS MAYORISTAS

El organismo que dirige Miguel Ángel Fernández Ordóñez resalta el deterioro de las condiciones de acceso a la financiación mayorista detectado por las entidades encuestadas, particularmente notable en los mercados interbancarios y de valores de renta fija.

En este sentido, recuerda que el deterioro en el acceso a la financiación en los mercados y en la posición de liquidez de las entidades --por el empeoramiento de las expectativas sobre la actividad económica y sobre las perspectivas específicas de los distintos sectores -- tiene como consecuencia que las condiciones de los préstamos sean menos favorables, destacando sobre todo la ampliación de márgenes y los aplicados a las operaciones más arriesgadas.

Asimismo, el boletín del Banco de España también subraya que los mercados de bonos han asumido un papel "clave" en la canalización de recursos financieros al resto de la economía, en un momento en el que otros mercados de capitales y de crédito atraviesan un periodo de particular debilidad.

La emisión internacional de bonos mantuvo un auge relativo en el primer trimestre del año, pero se redujo de manera bastante notable a finales de abril, cuando las tensiones existentes en Europa devinieron en turbulencias financieras con efectos a escala mundial.

En la zona euro, la emisión bruta de bonos por parte del sector bancario, incluidas las emisiones garantizadas por los Gobiernos, fue relativamente intensa en el primer semestre, con un total de 374.000 millones de dólares (unos 283.000 millones de euros).

Europa Press Comunicados Empresas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies