PSOE augura una subida del IVA, despido de funcionarios y bajada de prestaciones del paro

 

PSOE augura una subida del IVA, despido de funcionarios y bajada de prestaciones del paro

Actualizado 14/03/2012 0:01:36 CET

MADRID, 13 Mar. (OTR/PRESS) -

El PSOE ha augurado que el Gobierno aprobará una subida del IVA, despedirá de forma "masiva" a empleados públicos y acometerá una reducción de las prestaciones por desempleo para poder alcanzar los objetivos de estabilidad presupuestaria para 2012 aprobados este martes en el Pleno del Congreso después de que el Eurogrupo haya exigido a España que el déficit debe ser del 5,3% y no del 5,8, como había previsto el Ejecutivo. En esta votación el Gobierno sólo ha sumado el apoyo de UPN.

En rueda de prensa anterior al Pleno de la Cámara baja, la portavoz parlamentaria del PSOE, Soraya Rodríguez, ha criticado que el Gobierno no retire el techo de gasto porque tras la decisión del Eurogrupo sólo se podrá producir un "debate ficticio" y una "farsa" ya que las cifras en él recogidas no se corresponden ya con la realidad, a pesar de su importancia, dado que son el primer paso en la redacción de los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

Por eso, anunciaba ya el voto en contra del Grupo Socialista, si el Gobierno no convocaba un nuevo Consejo de Ministros antes de la votación en el Pleno para traer una nueva propuesta de límite de gasto adaptada al 5,3% de déficit.

Al margen de los cambios que tengan que aplicarse a partir de ahora, los socialistas ya encuentran "lagunas" sobre cómo se conseguirá ahorrar 10.000 millones de euros previstos con un déficit del 5,8% (serán 15.000 millones de ahorro para cumplir el 5,3%), y auguran que el Gobierno optará por una subida del IVA, por el despido de entre 200.000 y 300.000 empleados públicos amparado por la nueva normativa laboral, y de una reducción de las prestaciones del paro que permitan que la Seguridad Social cierre el ejercicio con un déficit cero, pese al aumento del número de parados.

Por tanto, Rodríguez ha exigido a Rajoy que se "deje la piel en la negociación" con Bruselas no sólo para conseguir flexibilizar el objetivo de déficit este año, sino también para que se modifique el calendario por el cual los estados miembros de la UE deben reducirlo al 3% en 2013. Para ello, el Gobierno contará con el apoyo del PSOE y también con "todas las razones", ya que "sólo con el ajuste duro no se llega", ha subrayado.

Antes del Pleno también se pronunciaba al respecto en los pasillos de la Cámara baja la secretaria de Economía y Empleo del PSOE, Inmaculada Rodríguez Piñero, quien insistía en que el Gobierno debe explicar cómo va a afrontar el nuevo objetivo de déficit, reiterando que desde su formación buscan "un acuerdo creíble y realista".

La socialista se preguntaba, además, "con qué impuestos" se van a conseguir los 5.000 millones de euros adicionales que tendrá que ahorrar la administración pública, así como "qué gastos se van a recortar".

Tras esta serie de declaraciones desde las filas socialistas ha llegado el debate en el Congreso sobre el techo de gasto en el que Soraya Rodríguez ha vuelto a insistir en que el objetivo de déficit del 5,3% provocará despidos de funcionarios, subidas de impuestos y pondrá en grave riesgo la financiación de la sanidad y la educación pública.

Estas palabras han provocado un rifirrafe entre la socialista y el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, quien ha replicado a la diputada de la oposición acusándola de recurrir al "discurso del miedo" y recordándola que el PSOE estaba en el Gobierno hace sólo cuatro meses.

También ha increpado al Gobierno el portavoz socialista de Presupuestos, Joan Rangel, quien ha acusado al Ejecutivo de haber acometido una "rectificación sobre la marcha" que "pone en grave riesgo la financiación de la sanidad y educación pública".

Rangel se ha quejado del procedimiento de aprobar un objetivo de déficit que ha sido corregido por Bruselas y ha denunciado la falta de información sobre las intenciones del Gobierno para cumplirlo, lo que considera un "apagón estadístico" voluntario.

En ese sentido, cree que cumplir esas previsiones de gasto puede implicar subir los impuestos, una nueva reducción del salario de los empleados públicos o incluso la desaparición de más de 200.000 puestos de trabajo.

También ha achacado al Gobierno "prepotencia" y un "abuso de decisiones unilaterales" que son "la antipolítica" y que están en las antípodas de lo que piden los españoles. Además, ha reprochado al Gobierno el argumento de la herencia recibida del PSOE: "Es excusa de mal pagador, propio de quien no quiere dar la cara para no asumir responsabilidades y echar la culpa a otro", ha sostenido.

Por todo ello, el diputado ha confirmado el voto en contra del PSOE alegando que apoyar el techo de gasto y el objetivo de déficit sería "firmar un cheque en blanco". "Y no se lo vamos a dar", ha remachado.

Montoro, a su vez, no ha esperado a la intervención del resto de grupos y ha pedido la palabra para responder, empezando por recordar al PSOE que hasta hace unos meses tenía la responsabilidad de gobernar y debían saber los datos de la economía española.

"Eso del apagón estadístico ha sido formidable, sensacional", se ha burlado el ministro, insistiendo en que los socialistas estaban gobernando hasta diciembre. "¿Dónde están los responsables?", se ha preguntado, recordando que por ejemplo el actual portavoz de Economía del Grupo Socialista, Valeriano Gómez, era el ministro de Trabajo que, en su opinión, no supo regular las relaciones laborales.

EL GOBIERNO SÓLO SUMA A UPN EN LA VOTACIÓN

Tras los duros reproches entre Gobierno y oposición, se ha producido la votación del techo de gasto, en la que el Ejecutivo ha conseguido únicamente el apoyo del diputado de UPN en el Congreso, por lo que 'ha tirado' de la mayoría absoluta con la que cuentan los 'populares' para sacar adelante la medida.

Aunque UPyD había anunciado su respaldo a este acuerdo, la decisión del Eurogrupo de reducir en medio punto el objetivo de déficit hasta el 5,3% han llevado finalmente a la formación magenta a la abstención, fundamentalmente por "discrepancias" sobre en qué partidas debe recortarse y en que el medio punto adicional se haga recaer sólo en el Estado y no en las comunidades.

Su portavoz económico, Álvaro Anchuelo, ha valorado que tras "muchos años" el Gobierno presente "un cuadro macroeconómico realista, aunque desolador". Además, ha respaldado la reducción del déficit aceptada por el Ejecutivo porque "no es una opción, es una necesidad".

Por su parte, CiU ha optado por la "abstención constructiva y europeista" hasta conocer las cuentas definitivas del Estado. Su portavoz económico, Josep Sánchez Llibre, ha reconocido que les "gusta" que el recorte extra lo asuma íntegramente el Estado que, a su juicio, "puede hacer un esfuerzo más importante del que se le podría adjudicar a las comunidades autónomas".

También el PNV se ha abstenido como "suele hacer" en temas fiscales que no afectan ni a Navarra ni al País Vasco, según ha apuntado su portavoz económico, Pedro Azpiazu, que ha aplaudido la actitud del presidente, Mariano Rajoy, en la "partida de póker" jugada con la Comisión y el Consejo Europeo para renegociar el objetivo de déficit.

La Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) ha hecho una crítica feroz contra un techo de gasto que "recorta la inversión pública" y creará "más recesión, más paro y más suficiente", y contra un déficit que supone "un chantaje para satisfacer el interés de los mercados financieros y garantizar el pago de los intereses y la deuda antes que cubrir los derechos sociales". "Es un techo tan bajo que obligará a los españoles a vivir encorvados, agachados, sin levantar la cabeza", ha alertado el coordinador federal de IU, Cayo Lara.

Europa Press Comunicados Empresas
La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies