Los 'robots depredadores de mercados' que controlan la economía mundial

A trader works on the floor of the New York Stock Exchange after the closing bel
Foto: REUTERS
Actualizado 02/02/2015 16:40:56 CET

MADRID, 1 Feb. (EDIZIONES) -

Cuando uno piensa en las Bolsas la primera imagen que le puede venir a la cabeza es la de un ejambre de hombres estresados mirando un gráfico en una pantalla de ordenador y hablando por teléfono transmiendo órdenes frenéticas. Pero realmente es una imagen de hace 10 años. Ahora los parqués están vacíos. Ahora un chip, dentro de un gigantesco ordenador, es el que toma millones de decisiones por segundo que afectan a la economía mundial, a nuestras finanzas personales y a nuestro bienestar. Son los que algunos han calificado como 'robots depredadores de mercados'.

Se trata de algoritmos informáticos ultrarrápidos, capaces de operar en 0,001 segundos, y que están tomando el control de los mercados sin que nos demos cuenta. Europa ya quiere limitar estas auténticas 'máquinas especuladoras' capaces de hundir Wall Street, la principal Bolsa del mundo, en cuestión de minutos. Ya ha pasado.

Fue el 6 de mayo de 2010 a las 14.45 y se conoce como el 'Flash Crash' (Desplome repentino). La Bolsa de Nueva York sufrió una caída súbita de 1.000 puntos (alrededor del 9%) después de que un robot de un fondo lanzara automáticamente la orden de venta de 75.000 contratos de futuros por valor de 4.100 millones de dólares y llevara el pánico al parqué.

Fue en cinco minutos. No hubo tiempo de reacción. El algoritmo de negociación de un robot fue el causante, pero no se pudo descubrir cómo llegó ese robot a ejecutar la orden. Veinte minutos más tarde, el mercado había recuperado la mayor parte de la caída de 600 puntos, pero ya se había registrado la mayor oscilación en puntos (-998,5 puntos/+1,010.14 puntos) en un día en la historia del Dow Jones desde el crack de 1987. Fue un agujero negro en la economía mundial.

Misteriosos algoritmos están operando cada minuto de cada día en las bolsas de valores de los principales países desarrollados. No se sabe cómo funcionan o por qué. Entidades desconocidas por razones desconocidas están enviando miles de órdenes de un segundo a través de las bolsas electrónicas. A menudo, los precios de compra o venta que están ofreciendo están tan alejados del precio de mercado que no parecen tener ninguna lógica.

De hecho, es difícil saber exactamente qué están haciendo o medir su impacto. ¿Están haciendo algo ilícito? Si es así, ¿qué?. Incluso se pueden plantear otras dos preguntas más inquietantes: ¿son capaces de ponerse de acuerdo? ¿los patrones que utilizan para funcionar son espontáneos, están programados o van aprendiendo ellos mismos de su propio funcionamiento?

'CIBERJUNGLA' BURSÁTIL

Estos interrogantes llevaron a un grupo de investigadores de la Universidad de Miami a estudiar el fenómeno de los robots y a documentar sus conclusiones en un artículo publicado en Nature Scientific Reports, en el que advierten del surgimiento de todo un "ecosistema" de lo que califican como "robots depredadores de mercados".

Según estos investigadores, el mundo financiero puede transformarse de forma súbita en una "ciberjungla" dominada por agresivos algoritmos bursátiles. "Esos algoritmos pueden operar tan rápido que los humanos son incapaces de participar en tiempo real y, en su lugar, surge un ecosistema de robots ultrarrápidos para tomar el control", explica Neil Johnson, unos de los autores del estudio.

Lo más rápido que una persona puede reaccionar ante un peligro es aproximadamente un segundo. Algunos cálculos han medido que un jugador maestro de ajedrez puede tardar en reaccionar en torno a 650 milisegundos. Estos algoritmos, sin embargo, pueden operar en una fracción de un milisegundo, es decir, en 0,001 segundos. Mil veces más rápido que cualquier humano.

Este estudio encontró entre enero de 2006 y febrero de 2011 un total de 18.250 acciones extremas en los mercados bursátiles que sucedieron en menos de 1,5 segundos, incluyendo alzas de precios y caídas financieras.

Reuters

¿CÓMO FUNCIONAN?

Los algoritmos parten de un sistema de funcionamiento similar al de cualquier operador bursátil: identificar las oportunidades comerciales en los mercados.

La diferencia es que los robots son capaces de detectar las fugaces diferencias entre el precio de mercado y el precio que la máquina considera que debería ser, y es capaz de reaccionar más rápido que nadie.

Se llama la "carrera hacia cero" y ha generado inversiones por miles de millones de dólares y euros gracias a ordenadores con las conexiones lo más rápidas posibles. Se trata de generar auténticos depredadores bursátiles.

NOMBRES APOCALÍPTICOS

De hecho, algunos de los robots más famosos por sus brillantes resultados tienen nombres bélicos o apocalípticos: Tidal Wave (Oleaje gigantesco), Fire Horse (Caballo de fuego), The Knife (El cuchillo) etc.

De ellos, destaca especialmente el comportamiento del sistema Tidal Wave, un robot que en 4 años consiguió alcanzar una rentabilidad anualizada de 31% para las cuentas de los inversores que lo incorporaron en su cartera.

EUROPA QUIERE LIMITAR SU PODER

Esta negociación bursátil de alta frecuencia -que es el nombre técnico de la operativa que se lleva a cabo a través de un algoritmo informatizado sin ninguna o muy poca intervención humana- es uno de los temas que más preocupa en la Unión Europea, que está preparando una nueva regulación para hacer un marcaje total a esta técnica.

La cuota de mercado de este tipo de operativa en Europa oscila entre el 35% y el 40% del volumen total negociado, según el bróker estadounidense Rosenblatt. En la Bolsa española supondría que este tipo de operativa movió entre 309.000 y 353.000 millones de euros en 2014.

En Wall Street, la cuota de negociación efectuada por máquinas sube hasta el 50% y el 55%, debido a que el mercado es más liquido y los supervisores bursátiles no lo ven con malos ojos.

La Unión Europea ya desarrolla una segunda edición de la Directiva Mifid, creada para proteger al pequeño inversor, que debería estar totalmente operativa en 2017, y que incluye la creación de indicadores de todas las órdenes generadas por la negociación algorítmica.

La idea de la Unión Europea es limitar este tipo de negociación a través de dos vías: que todas las empresas de negociación algorítmica de alta frecuencia necesitaran autorización para operar; y penalizarlas a través de comisiones más altas por operar en los mercados financieros.

El objetivo es frenar su expansión en unos mercados que se manejan casi como una especie de inteligencia propia y en los que se libran batallas de robots que compran y veden millones de acciones en segundos y toman insólitas decisiones.

RETRANSMISIÓN EN DIRECTO DE LA CAÍDA

Previa YoutubeCargando el vídeo....

Previa YoutubeCargando el vídeo....

Europa Press Comunicados Empresas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies