Gobierno de Filipinas pide declarar terroristas a 600 personas, incluida una relatora de la ONU

Rodrigo Duterte
REUTERS / ROMEO RANOCO - Archivo
Publicado 08/03/2018 13:36:25CET

Las 600 personas son sospechosas de estar vinculadas con un grupo rebelde comunista

MANILA, 8 Mar. (Reuters/EP) -

El Gobierno de Filipinas ha elaborado una lista de 600 personas que deben ser declaradas terroristas por sus supuestos vínculos con un grupo comunista y su partido político, incluida una relatora especial de Naciones Unidas para los derechos de los indígenas, un exparlamentario y cuatro excuras católicos, según consta en el documento presentado ante los tribunales.

En febrero, el Ministerio de Justicia filipino anunció que pedirá que un tribunal de Manila declare como organizaciones terroristas al Partido Comunista de Filipinas (CPP) y a su brazo armado, el Nuevo Ejército del Pueblo (NPA), aunque sin explicar qué personas se verían afectadas por esta catalogación.

La solicitud, de la que Reuters ha podido ver una copia, sugiere que el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, sigue dispuesto a cumplir su amenaza de acabar con el movimiento comunista. En los meses posteriores a su toma de posesión, en julio de 2016, Duterte ordenó liberar a varios líderes comunistas e incorporó a varios dirigentes progresistas a su Gobierno, para intentar de mostrar su compromiso para buscar una solución definitiva a un conflicto que se ha prolongado durante cinco décadas.

El mandatario decidió abandonar el proceso de paz en noviembre, con el argumento de que el NPA había mantenido sus ataques durante las conversaciones. La solicitud presentada por el Ministerio de Justicia ante un tribunal de Manila sostiene que los rebeldes están "utilizando actos de terror" para sembrar el pánico y derrocar al Gobierno.

Desde entonces, Duterte ha estado cargando contra los rebeldes maoístas casi a diario y ha manifestado que son una amenaza similar a la que representan los grupos terroristas islamistas como Estado Islámico.

Con la catalogación de terroristas para los grupos y los individuos, el Gobierno filipino tendría capacidad para vigilarlos más estrechamente, supervisar sus finanzas y cortarles el acceso a recursos, entre otras medidas.

La solicitud del Ejecutivo propone declarar terrorista también a Victoria Tauli-Corpuz, que fue nombrada en 2014 como relatora especial de Naciones Unidas para los derechos de los pueblos indígenas y a la que el Gobierno menciona como un miembro del grupo rebelde maoísta.

En un comunicado, Tauli-Corpuz ha denunciado al Gobierno por incluirle en la lista de las personas a las que quiere catalogar como "terroristas" y ha dicho que sus acusaciones son "irresponsables, maliciosas y no tienen fundamento".

La relatora especial de la ONU ha negado que sea miembro de un grupo rebelde y que esté involucrada en sus actividades, como sostiene el Gobierno en su petición.

La petición del Ministerio de Justicia filipino también cita a cuatro excuras católicos, uno de ellos Frank Fernandez, al que el Ejecutivo nombra como líder del NPA en el centro de Filipinas.

La solicitud incluye a 18 altos cargos del Partido Comunista, incluido su fundador, Jose Maria Sison, y el negociador de paz, Luis Jalandoni. Los dos llevan viviendo desde hace tres décadas en Países Bajos.

Sison fue tutor de Duterte cuando él estaba en la universidad pero en la actualidad son rivales enfrentados. Más de 40.000 personas han muerto en el marco del conflicto con los rebeldes maoístas. Las negociaciones para alcanzar la paz han estado sucediéndose con interrupciones desde que Noruega comenzó a ejercer como mediadora en 1986.

Entre las personas que el Gobierno quiere declarar "terroristas" se incluye al exparlamentario Satur Ocampo, que afronta cargos criminales por el asesinato de varios espías militares en los años 80. Ocampo ha contado a Reuters que recurrirá la propuesta de etiquetarle como "terrorista".