El Gobierno de Malasia presenta un proyecto de ley que contempla multas y penas de cárcel por difundir 'noticias falsas'

Najib Razak
HANNIBAL HANSCHKE / REUTERS - Archivo
Actualizado 26/03/2018 11:01:20 CET

MADRID, 26 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Malasia ha presentado este lunes ante el Parlamento un proyecto de ley que contempla multas económicas de hasta 500.000 ringgits malasios (unos 100.000 euros) y penas de hasta diez años de cárcel por crear o difundir 'noticias falsas'.

El proyecto indica que cualquier persona que cree, ofrezca, publique, imprima, distribuya, circule o disemine 'noticias falsas' o publicaciones que contengan noticias falsas puede ser castigado por las autoridades.

Asimismo, en caso de que esta persona continúe sus actividades, puede ser multada, al tiempo que cualquier otra que apoye de forma directa o indirecta la publicación de estas informaciones puede ser igualmente castigado.

El proyecto contempla que cualquier persona, independientemente de su nacionalidad o de que se encuentre en el extranjero, puede estar sujeta a estos castigos, según ha recogido el diario local 'New Straits Times'.

La propuesta gubernamental define una noticia falsa como "aquella noticia, información o documento que sea totalmente o parcialmente falso", incluyendo grabaciones de audio y vídeo.

La oposición malasia ha puesto en duda la necesidad de una legislación en este sentido y ha recordado que las autoridades ya cuentan con amplios poderes para controlar los medios y la libertad de expresión.

El Gobierno del primer ministro, Najib Razak, asediado por los escándalos, intenta promover esta ley antes de las elecciones previstas para agosto.

Durante la próxima campaña electoral, se espera que los enemigos de Razak pongan el foco en las sospechas de corrupción en torno a los miles de millones de dólares que han desaparecido del fondo de la compañía de desarrollo estratégico 1Malaysia Development Berhad. Esta empresa fue fundada por el primer ministro, que presidió su consejo asesor hasta mediados del 2016.

El escándalo de 1MDB, expuesto por los medios extranjeros y los blogs de noticias en 2015, no ha perdido relevancia a pesar de que Nayib haya negado en repetidas ocasiones que haya cometido cualquier irregularidad y que su Gobierno mantenga un férreo control sobre los medios generales del país.

Al menos seis países están investigando las transacciones relacionadas con el 1MDB. El Departamento de Justicia estadounidense ha montado su mayor investigación hasta la fecha en el marco de una iniciativa anticleptocracia y ha iniciado varios juicios civiles para recuperar activos relacionados con el fondo.

Sin embargo, el Ejecutivo ha lanzado una persecución contra los medios independientes dentro del país. Durante las primeras etapas del escándalo, las autoridades suspendieron al periódico 'The Edge', forzaron a los dueños de 'The Malaysian Insider' a cerrar la web e impidieron que otros sitios publicaran historias sobre el papel de Nayib.

Otros ejecutivos en el sureste asiático, incluyendo a Singapur y a Filipinas, también han propuesto leyes para impedir la difusión de las 'noticias falsas'. Los defensores del derecho a la información han criticado esta tendencia en la región