Manifestación en Austria contra la presencia de la ultraderecha en el Gobierno

Contador
Manifestación contra el FPÖ en Viena
REUTERS / HEINZ-PETER BADER
Publicado 13/01/2018 18:32:21CET

VIENA, 13 Ene. (Reuters/EP) -

Unas 20.000 personas, según la Policía, se han manifestado este sábado en Viena para expresar su rechazo al nuevo gobierno de derecha formado tras las recientes elecciones y para pedir que los demás países europeos rompan relaciones con el ejecutivo, del que forma parte el ultraderechista Partido de la Libertad (FPÖ).

Estudiantes, grupos de izquierda y Abuelos Contra la Derechan han participado en la manifestación, en la que se han podido ver pancartas con consignas como "No dejéis gobernar a los nazis".

La Policía ha desplegado a un millar de agentes dentro del dispositivo de seguridad de la manifestación, aunque ha destacado el carácter pacífico de la misma.

Concretamente, los manifestantes piden a los países europeos que no se reúnan con los ministros del FPÖ y que se ignore la presidencia de turno de la UE, que corresponde a Austria en el segundo semestre de 2018.

El FPÖ es socio del Gobierno que lidera Sebastian Kurz, del Partido Popular (ÖVP), como consecuencia de los resultados de las elecciones del pasado 15 de octubre, en las que el FPÖ estuvo a punto de desbancar al histórico Partido Socialdemócrata de Austria (SPD) como segunda fuerza política.

"Es muy importante que la sociedad civil austriaca se movilice. Los del FPÖ no solo son populistas. Son enemigos de la democracia", ha afirmado el presidente del Movimiento Europeo Antirracista de Base, Benjamin Abtan, participante en el acto. "La gente no comprende que el FPÖ no es un partido normal, sino que son extremadamente radicales. No deberían tener un solo asiento en las mesas más importantes de Europa", ha argumentado.

Abtan se ha referido a las declaraciones del ministro del Interior, Herbert Kickl, del FPÖ, en las que la semana pasada dijo que había que "concentrar" a los solicitantes de asilo en centros especiales para que las autoridades puedan procesar rápidamente sus solicitudes. La expresión recuerda a la de los campos de concentración nazis, por lo que desató las críticas y protestas en Austria.

Este mismo sábado, el dirigente del FPÖ Norbert Hofer ha argumentado en declaraciones a la radio austriaca que las declaraciones de Kickl no tenían malicia y que los derechos humanos serán respetados en lo que respecta a los solicitantes de asilo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies