El rey saudí y Al Assad se reúnen con los principales dirigentes libaneses

Actualizado 30/07/2010 22:42:08 CET

BEIRUT, 30 Jul. (Reuters/EP) -

El rey Abdulá de Arabia Saudí y el presidente sirio, Bashar al Assad, se han reunido este viernes en Líbano con los principales dirigentes del país con el fin de intentar aplacar los ánimos ante la proximidad del veredicto del tribunal especial sobre el asesinato del ex primer ministro Rafik Hariri, que podría acusar a algunos miembros del partido-milicia Hezbolá.

Según informó la Presidencia libanesa en un comunicado, los dirigentes han discutido "el modo de reforzar el acuerdo nacional y la estabilidad de Líbano" y subrayaron la necesidad de evitar la violencia. Al Assad y Abdulá están alarmados por la conmoción política provocada por el líder de Hezbolá, Hassan Nasralá, quien dijo que el primer ministro, Saad Hariri, le había indicado que el tribunal imputaría a miembros del partido-milicia por la muerte de su padre.

Nasralá defiende que Líbano debe rechazar cualquier imputación por parte del tribunal, al que considera un "proyecto israelí". Hariri, aliado de Arabia Saudí y cuyo gobierno de unidad incluye a miembros de Hezbolá y otras facciones pro-sirias, apoya los esfuerzos de este tribunal respaldado por la ONU para llevar ante la justicia a los asesinos de su padre.

Las disputas entre la alianza que lidera Hariri y Hezbolá estuvieron a punto de llevar a Líbano a una nueva guerra civil en 2008, cuando las guerrillas chiíes asaltaron brevemente Beirut, pero un acuerdo falicitado por Qatar y respaldado por Damasco y Riad ha permitido una relativa calma desde entonces.

El presidente libanés, Michel Suleiman, se reunió con Abdulá y Al Assad y a continuación celebró un almuerzo al que asistieron los principales políticos libaneses. En reuniones al margen, Abdulá visitó a Hariri en su casa, mientras que Al Assad se reunió con el presidente del Parlamento, el pro-sirio Nabih Berri, y el ministro de Exteriores sirio, Walid Mualem, se entrevistó con diputados de Hezbolá.

Posteriormente, las caravanas trasladaron a ambos jefes de Estado, que llegaron juntos en un avión saudí desde Damasco, de vuelta al aeropuerto, antes de la llegada prevista del emir de Qatar.

La visita de Al Assad ha sido la primera a Beirut desde el atentado que se cobró la vida de Hariri en febrero de 2005. La presión de Estados Unidos, Francia y Arabia Saudí obligaron al presidente sirio a poner fin a los 29 años de presencia militar de su país en Líbano.

Saad Hariri, que entonces dirigía una amplia coalición anti-siria, acusó inicialmente a Siria de la muerte de su padre, mientras que una investigación de la ONU también implicó a responsables de seguridad sirios y libaneses en el atentado. Siria niega haber tenido algo que ver en el asesinato ni en la posterior muerte de otros dirigentes anti-sirios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies