Diez mujeres ingenieras que hicieron historia

Diez mujeres ingenieras que hicieron historia
EUROPA PRESS
Actualizado 10/03/2018 14:24:04 CET

MADRID, 6 MAR. (EDIZIONES) -

¿Qué tienen en común la construcción del puente de Brooklyn, el desarrollo de internet y la llegada a la Luna? Ninguno de estos hitos de la humanidad habría sido posible sin mujeres. Éstas son algunas de las ingenieras que cambiaron la historia:

ADA LOVELACE (1815 - 1852)

La británica Augusta Ada Byron, más conocida como Ada Lovelace, sentó los pilares fundamentales de las ciencias de la computación actuales junto al matemático Charles Babbage, que desarrolló un máquina analítica capaz de ejecutar programas y, por tanto, de realizar cualquier tipo de cálculo.

Lovelace perfeccionó el diseño de la máquina analítica de Babbage e incorporó un elemento imprescindible para la primera generación de computadores digitales: las tarjetas perforadas como dispositivos de entrada. La influencia de su trabajo fue tal que, en 1979, el Departamento de Defensa de EEUU desarrolló un lenguaje de programación al que llamó 'ADA' en su honor.

ELLEN SWALLOW RICHARDS (1842 - 1911)

Ellen Henrietta Swallow Richards es considerada la madre de la ingeniería ambiental. En sus estudios sobre la calidad del agua de Massachusetts acuñó el concepto de "higiene ambiental", base de la ecología moderna, y desarrolló métodos de análisis que se siguen utilizando en la actualidad.

Richards fue la primera mujer en ser admitida en el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) que en la actualidad sigue siendo una de las universidades científico-tecnológicas más importantes del mundo. Los archivos del centro recogen que, tras graduarse, quiso estudiar un doctorado, pero sus profesores se opusieron porque no querían que la primera doctora en Química fuera una mujer.

SARAH MATHER (¿?)

Hasta el año 2011 las mujeres tenían prohibido servir en los submarinos estadounidenses. Un hecho llamativo teniendo en cuenta que el periscopio no existiría sin Sarah Mather, la inventora que desarrolló en 1845 un "tubo con una lámpara unida a un extremo del mismo que puede ser hundido en el agua para iluminar objetos con el mismo, y un telescopio para ver dichos objetos y hacer exámenes bajo el agua".

Aunque su patente fue clave en la historia de la navegación submarina, poco se sabe de la vida de Mather, a excepción de que se casó y tuvo al menos una hija, según el Diccionario Biográfico de Mujeres en la Ciencia, que recoge que en 1864 la inventora añadió una mejora a su creación para detectar buques de guerra.

EMILY WARREN ROEBLING (1843 - 1903)

El puente de Brooklyn es uno de los iconos más reconocibles de la ciudad de Nueva York, pero pocos conocen a la mujer que lideró su construcción, Emily Warren Roebling. Como la primera ingeniera de campo del mundo, fue la encargada de la supervisión diaria del proyecto y llegó a ocupar el cargo de Ingeniero Jefe en su última fase.

Hasta ese momento, el proyecto estaba liderado por su marido, el ingeniero civil Washington Roebling, que cayó enfermo de aeroembolismo o 'enfermedad de los buzos', un trastorno ocasionado por los cambios de presión en el agua. Emily se convirtió en los ojos y oídos de su marido a pie de obra y adquirió los conocimientos necesarios para dirigir por sí misma la construcción del puente, que finalizaría en 1883.

BEULAH LOUISE HENRY (1887 - 1993)

Conocida con el apelativo de 'Lady Edison', la estadounidense Beulah Louise Henry fue una de las inventoras más prolíficas de la historia, con 110 invenciones y 49 patentes registradas. Entre sus principales creaciones destaca un eficiente artilugio para fabricar helados, una muñeca con radio incorporada y una máquina de escribir capaz de realizar varias copias.

Otros inventos suyos fueron un lápiz mecánico, una armadura de ventilador eléctrico y el 'Kiddie Klock', un reloj de juguete para que los niños aprendieran las horas. Henry fue completamente autodidacta y dedicó su vida a perfeccionar sus inventos: registró su última patente con 83 años.

PILAR CAREAGA BASABE (1908 - 1993)

Pilar Careaga Basabe fue la primera mujer ingeniera titulada en España y la primera en conducir un ferrocarril. Se licenció en Ingeniería Industrial en la Escuela de Madrid, a los 21 años, y su promoción fue bautizada como "la promoción de Pilar".

Careaga guardaba, además, una clara vocación política: fue alcaldesa de Bilbao entre 1969 y 1975 --convirtiéndose así en la primera alcaldesa española de una capital de provincia-- y procuradora en las Cortes franquistas desde 1970 hasta 1975. Se retiró de la vida pública en 1979, tras sobrevivir a un atentado terrorista perpetrado por ETA en Guecho, Vicazaya.

HEDY LAMARR (1914 - 2000)

Además de una estrella de Hollywood, la actriz austriaca Hedy Lamarr fue la inventora del sistema de comunicaciones denominado 'técnica de transmisión en el espectro ensanchado', en el que se basan todas las tecnologías inalámbricas actuales como el WiFi, el GPS o el Bluetooth.

Desde muy joven destacó por su inteligencia y fue considerada superdotada por sus profesores, pero su faceta artística le hizo abandonar prematuramente los estudios de ingeniería. No obstante, Lamarr nunca desterró su pasión por la ciencia y, durante la Segunda Guerra Mundial, inscribió la patente de un método de comunicación secreto que buscaba evitar la detección de torpedos enviados por las tropas aliadas. Así nació el precedente de las telecomunicaciones actuales.

KATHERINE JOHNSON (1918)

La carrera espacial no podría entenderse sin la matemática y científica espacial Katherine Coleman Goble Johnson, cuya principal contribución fue el cálculo de la trayectoria del vuelo espacial de Alan Shepard, el primer estadounidense en viajar al espacio.

Su trabajo y el de otras 'calculadoras humanas' consistía en realizar las operaciones y comprobaciones que requerían los ingenieros aeronáuticos de la NASA antes de la llegada y el perfeccionamiento de las computadoras modernas, según explica Margot Lee en su libro 'Hidden Figures'. Su trabajo fue reconocido en 2015 con la Medalla Presidencial de la Libertad, que recibió de manos del presidente Obama.

MARGARET HAMILTON (1936)

Si Neil Amstrong puso un pie en la Luna fue gracias al trabajo de Margaret Hamilton, considerada la primera ingeniera de software de la historia. Cuando el Apolo 11 estaba apunto de alunizar, el ordenador a bordo del módulo espacial se sobrecargó por la cantidad de tareas que tenía que realizar al mismo tiempo. Pero gracias a la previsión de Margaret Hamilton y su equipo, los programas que supervisaban el funcionamiento del ordenador detectaron la sobrecarga y fueron capaces de priorizar tareas.

Licenciada en Matemáticas y diplomada en Filosofía, Hamilton destacó desde muy joven por sus conocimientos de programación, muchos de los cuales había aprendido de forma autodidacta. A los 23 años ingresó en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, donde diseñó un software capaz de predecir el tiempo atmosférico y, posteriormente, formó parte de un proyecto militar que le abriría las puertas del 'Progama Apolo'.

VALENTINA TERESHKOVA (1937)

Una ingeniera que llegó especialmente alto es Valentina Tereshkova, la primera mujer en viajar al espacio y la única hasta la fecha en hacerlo en solitario. Con apenas 26 años, la astronauta soviética despegó del cosmódromo de Baikonur a bordo de la nave 'Vostok-6', que completaría 48 vueltas al planeta en 70 horas y 50 minutos.

Tras la misión espacial, se graduó como ingeniera espacial en la Academia de la Fuerza Aérea de Zhukovski y recibió el doctorado en 1977. En la actualidad, Tereshkova es diputada de la Duma rusa a sus 80 años y forma parte del grupo parlamentario del partido 'Rusia Unida'.