Publicado 22/11/2020 12:00CET

El director Manuel Martín Cuenca frente a las plataformas: "Pretendo mantener mi libertad y la de otros creadores"

El director Manuel Martín Cuenca frente a su estrella en el Paseo de la Fama de Almería
El director Manuel Martín Cuenca frente a su estrella en el Paseo de la Fama de Almería - AYUNTAMIENTO DE ALMERÍA

ALMERÍA, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

El director de cine Manuel Martín Cuenca ha señalado la función "importante" que las plataformas digitales de contenido multimedia han realizado durante la pandemia para acercar películas y series al público aunque cree que es preciso ser "muy consciente" de los intereses de estos soportes que buscan la "adicción" del espectador y no ofrecer "un discurso narrativo completo".

"Como cineasta independiente y creativo, me da miedo que el mercado esté empezando a dominarlo gente que no coincide con mi carácter de creador individual en el que pretendo mantener mi libertad y la de otros creadores", ha explicado el director en una entrevista concedida a Europa Press tras ser galardonado con el premio 'Almería, tierra de cine' en el marco del recién finalizado Festival Internacional de Cine de Almería (Fical).

Martín Cuenca ha explicado que plataformas como Amazon, Netflix o HBO "han venido para quedarse". "No voy a decir que no hay que ver cine o series de la plataforma, yo lo hago, pero hay que ser muy consciente de lo que pretenden", ha insistido el cineasta, quien ha confesado que a él le "asustan mucho" estos soportes ante la influencia que pueden ejercer sobre los contenidos, ya que "cuando alguien coge mucho poder, acaba imponiendo su criterio más allá del criterio personal o individual de cada uno de los creadores".

El cineasta ha señalado que el influjo de las plataformas de pago sobre los contenidos que ofrecen no es algo novedoso, ya que, según entiende, es un aspecto que también se da en otros ámbitos, como la relación entre el periodismo y los dueños de los medios de comunicación, o incluso en el propio cine de los años 30, cuando los grandes estudios de Hollywood dominaban la industria y tenían bajo nómina a directores, guionistas y actores para producir películas que funcionaban en la gran pantalla.

"Ya no hablamos de películas o series de equis director o productores, sino de Amazon, Netflix o Movistar, es decir, la marca por encima de la persona", ha observado Martín Cuenca, quien por otra parte ha reivindicado la experiencia de acudir al cine a ver una película. "Hay algo de rito mágico, como ir al teatro o a la ópera, y significa una posición activa por parte del espectador", ha defendido a la hora de recordar que las películas hay que "hablarlas" y "reflexionar" sobre ellas.

Frente a esta función conclusiva de los films, ha incidido en que las plataformas y la televisión "no funcionan así" puesto que "tienen una función narrativa dramática de la adicción" para que uno se "enganche" a ver una temporada tras otra con un interés económico. "Lo importante es que veas lo máximo el mayor tiempo posible. Si la tele fuera reflexiva, si tuviera una función de rito, la tele se apagaría", ha comparado para remarcar el significado del "consumo" televisivo.

"NO QUIERO UNA PELÍCULA DE ÉXITO, QUIERO SER FELIZ HACIENDO CINE"

A pesar de esta postura, el cineasta no cree "necesariamente" que la exhibición de películas en plataformas digitales esté reñida con el "cine artesanal" que defiende, rodado desde la intimidad del autor y con pequeños equipos. "No quiero hacer una película de éxito, quiero ser feliz haciendo cine", ha afirmado el creador de títulos como 'La flaqueza del bolchevique', 'La mitad de Óscar' o 'Caníbal'.

"Cuando tú lo que buscas es el éxito y más espectadores, más plataformas o más impacto te haces esclavo de ese éxito, de esa búsqueda. La libertad está en esperar menos", ha considerado Martín Cuenca, para quien alcanzar a millones de espectadores supone tener que recurrir a "lugares comunes", a argumentos "más simples" y a los "bajos instintos, en los que coincidimos todos". "La complejidad de alguna manera te lleva al nicho", ha apostillado.

En esta línea, ha afirmado que en su última película 'La hija', cuyo rodaje participado por los actores Javier Gutiérrez y Patricia López Arnaiz finalizó el pasado verano en Jaén, trata de "huir de lo industrial" para volver a la intimidad del viaje que, en su caso, comienza meses antes de empezar a grabar ya que el director se muda previamente a las ciudades donde realiza el film para mezclarse con el lugar y sus habitantes.

"Vivir, conocer a la gente, eso me ayuda a reescribir el guion viviéndolo allí. Yo me fui a Sevilla con 'El autor' meses antes, rodé en septiembre y en mayo ya vivía allí. Eso me permite conocer lugares y encontrar el espíritu", ha explicado antes de recordar que su película más especial, como es 'La mitad de Óscar' ya define esa "conciencia clara de decir que una película es un viaje de encuentro".

La producción, acechada por los efectos de la pandemia en las salas de cine, mantiene un futuro incierto, si bien Martín Cuenca apunta que desde la dirección "lo importante es disfrutar el proceso" de creación para "sentir que ha merecido la pena". "'La hija' la he rodado, la he montado y la he visto centenares de veces. Trato de seguir amarrándome a las primeras sensaciones y corazonadas que tenían cuando me encontraba con el material y luego me reencuentro con lo que es la película a través de los ojos de los demás", ha explicado a la espera de su estreno.

(EUROPA PRESS)

Contador

Para leer más