Dos jóvenes acusados en Huelva de amenazar a menores con difundir fotos íntimas si no mantenían relaciones sexuales

Actualizado 30/07/2018 12:38:34 CET

HUELVA, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil de Huelva ha relacionado a dos varones, de 18 y 15 años, en calidad de detenido e investigado, respectivamente, con los delitos de abuso y agresión sexual a dos supuestas víctimas de 11 y 13 años de edad. Así, ambos están acusados de amenazar a estas dos menores con difundir fotos íntimas en redes sociales si no mantenían relaciones sexuales.

Según ha informado el Instituto Armado en una nota de prensa, el operativo comenzó en la provincia de Huelva, cuando en el mes de julio se puso en conocimiento de la Guardia Civil las coacciones y amenazas que estaba recibiendo dos niñas menores de edad por parte de dos varones.

Así, las investigaciones aportaban que los autores contactaban con las menores en el recreo del colegio y por Internet con el fin de ganar su confianza.

Una vez que la conseguían, convencían a las menores para que le mandaran vía telefónica fotografías íntimas, comenzando a amenazarlas en publicarlas en redes sociales si no mantenían relaciones sexuales. Tales hechos provocaron en las víctimas cambios en el comportamiento que los padres notaron en los últimos meses tales como nerviosismo tristeza y aislamiento.

Los supuestos autores, de 18 y 15 años de edad, fueron identificados por los agentes, procediendo a relacionarlos con los delitos de abuso y agresión sexual en calidad de detenido e investigado, respectivamente. Los relacionados, junto con las diligencias, han sido puestas a disposición de la autoridad judicial competente.

La Guardia Civil, dentro de las conferencias que sus agentes imparten en centros educativos en el marco del Plan Director, recuerda que los menores de 14 años no pueden poseer redes sociales sin consentimiento de padres o tutores.

Además recomienda a los padres controlar a sus hijos en Internet y sus publicaciones, como el envío de fotos o mensajes que aporten información personal o íntima, desconfiar de personas que se ponen en contacto a través de las redes sociales y no publicar ubicaciones ni horarios de actividades realizadas por los hijos.