Huelva.- La AUGC asegura que la Guardia Civil ha impuesto "sanciones por venganza" a cuatro agentes de Almonte de baja

Actualizado 25/01/2006 19:51:36 CET

Critica la "venganza consumada" de la Comandancia, a la que acusa de "no dar solución" a las denuncias que originaron sus bajas médicas

HUELVA, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) aseguró hoy que la Comandancia de la Guardia Civil "ha consumado su venganza" al expedientar y retirar el destino de dos guardias civiles, el sargento del Destacamento de Doñana y el sargento del Puesto de Almonte (Huelva), "por haberse dado de baja".

Según relató la asociación en un comunicado remitido a Europa Press, "hace unos días se recibió la comunicación de un expediente sumario para el Sargento del Puesto de Almonte, que era de pérdida de destino por necesidades del servicio".

En este sentido, alertó de que, "si no lo remedia alguien ajeno a la Guardia Civil, como el Secretario de Estado para la Seguridad o el propio Ministro del Interior, este sargento acabará en cualquier destino de la geografía nacional y no porque haya cometido ningún acto ilegal, sino tan sólo porque la Guardia Civil, después de todo lo ocurrido en Almonte, considera que no debe estar ahí por necesidades del servicio, una excusa burda y falsa, para proceder contra este sargento y quitarle el destino que ahora tiene".

Según advirtió, "no valdrán de nada los recursos porque la Guardia Civil, aplicando su durísimo régimen disciplinario, le quitará su destino y hará cumplir esta sanción encubierta porque, aunque se recurra al Ministerio del Interior o a los tribunales, pueden pasar dos o tres años, caso de que al final se gane, y su vacante estará ya ocupada por otro sargento y él habrá sido destinado a cualquier otro lugar".

La AUGC se refirió al caso del Sargento Jefe del Destacamento del Seprona de Doñana, del que aseguró que "ha recibido hoy el cese fulminante por pérdida de confianza de sus mandos, hecho que sólo se utiliza para cuando algún mando ha cometido una ilegalidad o irregularidad".

En este sentido, aseguró que este sargento "no está acusado de nada para que se le aplique esta sanción que faculta al Director General a cesarlo en el destino por esa pérdida de confianza de sus superiores", lo que para la AUGC es "otra venganza más que se acumula al expediente que tiene abierto por una supuesta insubordinación, que tan sólo se basa en el parte dado por un oficial, sin testigos de ninguna clase".

La asociación lamentó que "aunque se mienta, basta que el oficial envíe un escrito para que te abran un expediente por falta grave, como ha sido de insubordinación, para evitar males mayores y que no estén juntos el Oficial y el Sargento".

Por ello, vaticinó que "le propondrán pérdida de destino también, con lo que se encontrará que, si un recurso lo gana en el Ministerio del Interior, el otro no porque será recurrido al Director General, que ya le ha cesado en uno de ellos y luego tendrá que ir a la Justicia Militar, con lo que pasarán más de dos o tres años de recursos, mientras tiene que cumplir la sanción, por lo que, a partir de hoy, no tendrá ningún destino".

La asociación advirtió de que se trata de "otra sanción encubierta para los guardias que son reivindicativos y que se salen de lo establecido, porque aquí, o te adaptas al régimen o te hacen este tipo de sanción, este sargento, y se preguntó "por qué se castiga de esta forma también a sus familias".

SANCIONES A AGENTES

De la misma forma, la AUGC informó de que también "se les ha abierto dos faltas graves a otros dos guardias civiles por unos hechos que se remontan a octubre del 2005, en que se abrió una información rápidamente y como venganza, y, lo que era una simple falta leve, después de los hechos de Almonte, a mediados de diciembre se elevó a falta grave".

En estos casos también vaticinó sus "propuestas para pérdida de destino" porque, a su juicio, el objetivo es "desmembrar a las unidades para que no vuelvan a hacer lo mismo y para que sean ejemplo de otras que puedan pensar en hacerlo".

En este sentido, apuntó que el propio Capitán de La Palma, "aunque no es mando directo de ellos, dice en su informe que estos guardias civiles tampoco pueden estar en el mismo destino", por lo que consideró que "es clara la actitud y se va a proponer también el cese de los dos para que nos estén juntos y preservar la convivencia de la Unidad".

Ante esta situación, la AUGC advirtió de que a los compañeros "sólo les queda aumentar el porcentaje de bajas psicológicas en el Cuerpo por la actitud de los mandos" y recordó que se pidió una investigación al Ministerio del Interior que no se ha hecho porque nada le ha ocurrido a ninguno de los mandos que fueron responsables de no investigar los actos vandálicos de Almonte y no han dado la cara por sus agentes".