6 de abril de 2020
 
Publicado 24/02/2020 18:17:57 +01:00CET

Condenado a dos años de cárcel por intentar matar a un joven en la feria de Tomares (Sevilla) tras apuñalarlo

Fachada de la Audiencia Provincial de Sevilla.
Fachada de la Audiencia Provincial de Sevilla. - EUROPA PRESS - Archivo

SEVILLA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Sevilla, tras dictar una sentencia 'in voce', ha condenado este lunes por un delito de intento de asesinato en grado de tentativa a dos jóvenes a un año y diez meses y a dos años de cárcel, respectivamente, de los cuatro que estaban acusados de intentar matar a otro clavándole una puñalada en la espalda en la feria de Tomares en 2017, hechos que han reconocido y por los que la Fiscalía solicitaba penas de entre nueve y once años de prisión.

Otro de ellos, a los que el Ministerio Fiscal pedía once años de prisión, ha sido condenado por un delito leve de amenazas a una multa de 360 euros, a razón de seis euros diarios durante dos meses, y el cuarto, al que le pedían nueve años, ha sido absuelto tras retirar la Fiscalía la acusación al existir "dudas" sobre su presencia en el lugar de los hechos, han informado a Europa Press fuentes judiciales.

Los hechos ocurrieron en la tarde del 10 de septiembre de 2017 en el recinto ferial de Tomares, donde los dos principales acusados "tuvieron un incidente" con la víctima que provocó que saliesen del mismo y "acudieran en busca" de los otros dos encausados. Posteriormente, y puestos de acuerdo, se acercaron a este hombre y le propinaron una puñalada por la espalda.

Al girarse, el agredido vio a tres de ellos y escuchó que uno, que llevaba un mosquetón en su mano, le decía "ven, ven para acá", huyendo posteriormente del lugar. No obstante, esa misma noche y en el propio recinto ferial fueron detenidos y el autor de la puñalada, junto al que portaba el mosquetón, en ese mismo momento, "confesó de forma espontánea" que había sido él y entregó la navaja "que ocultaba en su ropa interior" mientras afirmaba a los propios agentes que "a este tío había que pararle los pies ya".

Esta confesión y la reparación del daño, al indemnizar a la víctima en 12.000 euros, les ha servido de atenuantes y finalmente estas dos personas, que han reconocido los hechos en la sala, han sido condenadas a un año y diez y a dos años de cárcel, respectivamente, así como a la prohibición de acercarse a menos de 200 metros durante seis años y diez meses y siete años, respectivamente.

A ambos le han suspendido las penas de prisión a condición de no delinquir. Al primero durante tres años y al que portaba el mosquetón durante cuatro años imponiéndole 140 días de trabajos para la comunidad teniendo en cuenta que no tiene antecedentes computables pero sí condenas por usurpación, violencia doméstica, quebratamiento y por tráfico de drogas.

El presidente del tribunal de la Sección Primera se ha dirigido a esta persona y le ha dicho que iban a hacer "una excepción con un esfuerzo reduplicado" por sus antecedentes porque "parece que está haciendo un esfuerzo por tener otra vida", y al resto les ha dicho que espera que "tomen conciencia" ante este tipo de "calentones", refiriéndose al episodio ocurrido en la feria.

Para leer más