Publicado 16/07/2021 18:26CET

Las cuentas de la Archidiócesis de Sevilla caen de 50 a 37 millones el primer año de pandemia parando las nuevas obras

Archivo - Monseñor Saiz, arzobispo de Sevilla
Archivo - Monseñor Saiz, arzobispo de Sevilla - ARZOBISPADO - Archivo

SEVILLA, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

Las cuentas de la Archidiócesis de Sevilla correspondientes al año 2020 arrojan ingresos y gastos por valor de 37,33 millones de euros frente a los 50,12 millones de euros que arrojaba la contabilidad de la institución respecto al año 2019, el último año completo previo a la pandemia de coronavirus Covid-19.

El arzobispo de Sevilla, José Ángel Saiz Meneses; junto al ecónomo diocesano, Alberto Benito; ha presentado este viernes en el Palacio Arzobispal las cuentas de la Archidiócesis hispalense correspondientes al año pasado, marcado por la irrupción de la pandemia de coronavirus Covid-19 y la nueva crisis socioeconómica derivada de la misma.

Según han desgranado ambos, las cifras consolidadas que suman las cuentas de la Archidiócesis y las cuentas de sus entidades satélite, como el Cabildo Catedralicio, Cáritas Diocesana o el Seminario Metropolitano, arrojan unos ingresos por valor de más de 37,33 millones de euros frente a los ingresos por casi 50,12 millones de euros de 2019; (cuando los ingresos ya cayeron más de 1,5 millones con relación a 2019); y gastos también por importe de 37,33 millones con la misma comparativa respecto a 2019 y 2018.

Entre los ingresos de las cifras consolidadas, figuran aportaciones de los fieles por valor de 13,82 millones de euros frente a los 13,52 millones cosechados en 2019 en este capítulo que incluye las colectas o las suscripciones; así como 7,5 millones de euros procedentes del Fondo Interdiocesano Común. Además, figuran ingresos por 727.039 euros fruto de alquileres de inmuebles, 812.565 euros por actividades económicas, más de 6,4 millones de euros por servicios prestados y cobrados, más de 1,9 millones recibidos en concepto de ayudas públicas corrientes y casi tres millones en concepto de "ingresos extraordinarios".

GASTOS CORRIENTES

Frente a esos ingresos por valor de 37,33 millones de euros, la cuantía por el mismo importe gastada en 2020 por la Archidiócesis de Sevilla incluye 38.576 euros en materia de tributos, unos 15 millones de euros en materia de sueldos y cotizaciones a la Seguridad Social del clero y el personal seglar, 5,67 millones de euros en acciones pastorales y asistenciales, más de once millones en concepto de conservación de edificios propios y otros gastos de funcionamiento, 705.864 euros en materia de obra nueva y casi 3,6 millones de euros en concepto de programas extraordinarios de rehabilitación del patrimonio religioso.

El Cabildo Catedralicio, que gestiona la Catedral hispalense, declarada Patrimonio Mundial en 1987 y uno de buque insignia del turismo sevillano junto con el Real Alcázar, arrojó en 2020 ingresos por valor de casi 5,9 millones de euros frente a los 17,76 millones de euros del año 2019, es decir que perdió dos tercios de sus ingresos en el citado periodo marcado por las limitaciones y restricciones frente a la pandemia de coronavirus Covid-19, una situación que motivó la paralización de la actividad turística durante meses y meses.

Más al detalle, tras cosechar en 2019 más de 17,4 millones de euros por servicios como las entradas al monumento, el Cabildo Catedralicio contabilizó en 2020 poco más de 3,28 millones de euros por dicho concepto, cayendo además de 148.250 a 43.454 las aportaciones de los fieles al Cabildo Catedralicio.

"CAMBIO DE PARADIGMA"

Según el arzobispo y el ecónomo diocesano, la diferencia entre las cuentas de 2020 y las de 2019 reflejan el "cambio de paradigma" derivado de la pandemia, con la "casi total paralización" de las actuaciones relacionadas con las restauraciones de iglesias, construcciones de nuevos complejos parroquiales o reformas llamativas, entre las que se encontraba la de la cuarta cara de la Giralda, proyecto que el Cabildo acometerá cuando se den "las condiciones económicas adecuadas".

Precisamente, la aportación anual del Cabildo Catedral a la Archidiócesis, una cantidad que rondaba los cinco millones de euros y que se destinaba a esta partida de obras, no se ha producido en 2020, por la caída económica ya descrita. Tras caer las cuentas del Cabildo Catedralicio de 17,76 millones de euros a casi 5,9 millones, las aportaciones que el Cabildo realizaba a las instituciones diocesanas, de 5,69 millones en 2019, se han cifrado en casi un millón de euros en el último ejercicio.

Cáritas Diocesana, de su lado, obtuvo en 2020 ingresos por valor de 6,15 millones de euros frente a los 5,1 millones de 2019, subiendo las aprotaciones de los fieles de 2,66 a 3,98 millones de euros. De ese dinero, Cáritas dedicó más de 2,2 millones a acciones pastorales y asistenciales.

Los responsables eclesiásticos han defendido que las aportaciones voluntarias de los fieles "siguen siendo la mayor partida de ingresos", con el 37,83 por ciento del total de las cifras consolidadas de la Archidiócesis.

Le sigue, con un 25,29 por ciento, la partida de ingresos corrientes, y la cantidad resultante de la asignación tributaria (la equis en la casilla de la Iglesia en el IRPF), que copa el 20,59 por ciento del total de ingresos consolidados, en los cuales las aportaciones de los fieles han pasado de 13.529.133 euros en 2019 a 13.821.587 el último año, un ligero aumento muy valorado por el arzobispo y el ecónomo dadas las circunstancias.

Contador

Para leer más