Actualizado 28/10/2014 15:00 CET

El futuro Ente de Crédito Andaluz obligará a reestructurar IDEA

La consejera de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero
EUROPA PRESS/JUNTA DE ANDALUCÍA

Contempla captar ahorros de clientes que previamente hayan recibido fondos reembolsables, "no de cualquier particular", indica Montero

SEVILLA, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Ente de Crédito Andaluz (ECA) contará con 18 millones de euros de capital social, se articulará como sociedad anónima y gestionará la totalidad de los fondos reembolsables a las empresas, por lo que su creación supondrá la reestructuración en paralelo a su creación de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA).

El Consejo de Gobierno de la Junta ha aprobado este martes el inicio de los trámites de elaboración del anteproyecto de Ley del Ente Público de Crédito de Andalucía, ECA, que tendrá como objetivo prestar respaldo financiero al tejido productivo andaluz, especialmente a las pequeñas y medianas empresas, dado el actual escenario de restricción crediticia de los bancos y de la falta de liquidez y de financiación.

Según ha indicado la consejera de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero, asimismo, la obtención de su ficha bancaria, además de la aprobación de esta ley, dependerá del cumplimiento de los requisitos de dicha ficha a las normas estatales.

Para obtener dicha ficha bancaria se pretende solicitar dicha ficha a partir de 2015, previo cumplimiento de requisitos, por lo que la consejera ha expresado un mensaje de "seriedad y rigurosidad", puesto que este ente "no se crea sólo con esa ley, sino con la obtención de dicha ficha bancaria previo cumplimiento de requisitos de las leyes estatales".

Con la creación del ente público andaluz, con la que "se da respuesta y se cumple con el pacto de Gobierno entre PSOE e IU" y también "se da respuesta al grupo de trabajo constituido en el Parlamento andaluz y se pone en marcha un instrumento que servirá a la pequeña y mediana empresa".

Ha recordado que la creación de este ente público de crédito viene motivada, por un lado, por el hecho de "responder a la extraordinaria dificultad de las empresas para acceder al crédito", toda vez que los empresarios "trasladaron a la Junta la necesidad de "reforzar la competitividad y reforzar el crédito y reducir las trabas burocráticas para la iniciativa empresarial", de forma que este instrumento "se atiende al requerimiento de los empresarios".

La consejera ha recordado que "la progresiva bancarización de las cajas de ahorros ha incidido en el desarrollo de proyectos innovadores con arraigo territorial, que tienen mayor riesgo de exclusión al no contar con suficientes garantías para que las entidades financieras les apoyen", ante lo que se pretende con este ente "responder a estos proyectos empresariales".

Montero, que ha resaltado las "numerosas reuniones" celebradas entre las fuerzas de gobierno para elaborar este anteproyecto, ha explicado que el contenido del ente se ha nutrido de la ponencia planteada en el Parlamento andaluz, de forma que este ente "contempla captar ahorros y fondos privados de los clientes, personas y empresas que previamente han recibido un préstamo de estas características y fondos reembolsables, no de cualquier particular".

"No se puede confundir ni se puede plantear que se dirija a pequeños ahorradores, sino a las empresas que ya eran clientes y perceptoras de esos fondos, igual que funcionan los institutos de crédito que tienen ficha bancaria", ha añadido la consejera.

Montero ha explicado que el nuevo ente se constituirá como una sociedad anónima con personalidad jurídica propia, autonomía de gestión económica y financiera, patrimonio propio. Dependiente de la Consejería de Hacienda y Administración Pública, dispondrá de un capital social inicial de 18 millones de euros, ya consignados en el Presupuesto para 2015, y que supone "el dinero necesario para solicitar la ficha bancaria". Ha recordado que este concepto supone un incremento "artificioso" de los presupuestos de la Consejería de Hacienda.

La consejera ha explicado que el ECA se encargará de gestionar los fondos reembolsables, que para 2015 se cifran en 1.395 millones y que actualmente los gestiona la Agencia IDEA, de forma que, al depender el ECA de Hacienda, "se irá en paralelo produciendo un trasvase de competencias de IDEA a este ente de crédito".

No obstante ha precisado que, por el momento, hasta que no funcione el ente, los fondos reembolsables los seguirá gestionando IDEA "para que no queden en el limbo". La ECA concederá los préstamos reembolsables y ha agregado que una vez obtenida la ficha bancaria, además se podrá trabajar en ese sentido con otras entidades financieras.

Montero ha explicado que "la dificultad de la ejecución de fondos reembolsables que planteaba IDEA deriva de las garantías que ofrecen las empresas para poder acceder al crédito", de forma que este nuevo ente "quiere satisfacer la necesidad de crédito a un sector empresarial que no encuentra apoyos en la banca comercial y que tiene dificultades".

"El ECA quiere equilibrar en esa figura esa expresión de riesgo asumible y requisitos no tan exigentes y al mismo tiempo garantizar que el dinero fluye", asevera la consejera, quien destaca que se aprovechará el conocimiento previo de IDEA para "ajustar mejor la asunción del riesgo con las posibilidades de las empresas de desarrollar su proyecto empresarial", de manera que "todas las empresas que todas las empresas que cumplan los requisitos, obtendrán el crédito".

Ha precisado que actualmente los fondos reembolsables los gestiona IDEA y otros departamentos de la Junta, que se traspasarán al ente cuanto esté constituido, lo que supondrá la "reconversión" de IDEA "en paralelo a la constitución del ente", toda vez que, una creado el ECA, IDEA "no va a gestionar esos fondos". En ese punto, ha dejado claro que esa reconversión no supondrá "ninguna incertidumbre para los trabajadores, pues no se establece la desaparición de ninguna agencia pública".

CONSEJOS DE SOLVENCIA Y NO RETRIBUIDOS

La consejera ha indicado que los órganos de gobierno del ECA serán los de cualquier sociedad anónima, aunque se detallarán en los estatutos de la sociedad y se debe avanzar en conversaciones al respecto.

No obstante, ha dejado claro que "se cumplirá con los requisitos de ordenación, supervisión y solvencia; con todas las garantías legales", de manera que "los miembros del consejo de administración deberán ser personas de reconocida y demostrada solvencia en materia económica".

Asimismo, ha precisado que la pertenencia al consejo de administración "no tiene ánimo de que sean retribuidos, tendrán compensaciones por motivos de desplazamiento pero no tendrán carácter retribuido".

La consejera ha dejado claro que "se aplicarán criterios muy estrictos, esto será un instrumento al servicio de la financiación de las empresas, con normas de funcionamiento muy estricto, que se debe someter a todos los requisitos de la Ley sobre supervisión de entidades financieras".

COMISIÓN DE CONTROL PARLAMENTARIA

La consejera ha recordado que este ente "estará dotado de máxima transparencia y un estricto código ético, y con mecanismos de supervisión para procurar la máxima eficiencia".

De esta forma, se contempla la creación de una comisión de control constituida por cinco representantes del Parlamento, personas extraídas de los partidos que forman el escenario parlamentario, de manera que "existirá un control independiente, de las fuerzas políticas, para asegurar que se cumplen los fines para los que se ha creado, que es que el sector empresarial pueda acceder al crédito en condiciones de garantía, y para una rendición de cuentas más clara y transparente".

El ECA no podrá participar en iniciativas económicas consideradas contaminantes, no sostenibles o especulativas, tendrá en cuenta las consecuencias sociales y ambientales de los proyectos que financie y no podrá realizar políticas redistributivas o fiscales, ni conceder subsidiación de tipos de interés u otras ayudas.

Para leer más