Psicólogos de la Complutense atienden en la Subdelegación a víctimas del terrorismo de la provincia de Sevilla

Psicólogos de la Complutense atienden en Sevilla a víctimas del terrorismo
SUBDELEGACIÓN DEL GOBIERNO
Publicado 12/12/2018 13:36:49CET

SEVILLA, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de psicólogos de la Universidad Complutense de Madrid dispensa estos días asistencia psicológica en la Subdelegación del Gobierno en Sevilla a 54 víctimas del terrorismo de la provincia, en el marco del convenio de colaboración suscrito en 2012 entre la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) y la Universidad Complutense de Madrid (UCM) para "mejorar la efectividad de los tratamientos psicológicos a las víctimas".

Los psicólogos, que este miércoles se han reunido con por el subdelegado del Gobierno en Sevilla, Carlos Toscano, para trasladarle los objetivos del programa, estarán durante cuatro semanas en Sevilla para realizar, a través de entrevistas presenciales, un diagnóstico a las víctimas que han mostrado sintomatología psicopatológica en una entrevista telefónica previa y que, de manera voluntaria, han manifestado interés en el programa de atención integral, según informa la Subdelegación en un comunicado.

Se trata tanto de víctimas directas como indirectas --familiares y allegados-- de fallecidos y heridos como consecuencia de atentados terroristas, preseleccionados de entre un total de 250 asociados en la provincia.

Posteriormente, en una segunda fase del proyecto, y una vez analizados los resultados obtenidos, se ofrecerá la posibilidad de recibir gratuitamente tratamiento psicológico a las víctimas que presenten un trastorno psicopatológico relacionado con la vivencia del atentado.

Para ello, este grupo de psicólogos se desplazará a Sevilla durante cuatro meses para dispensar el tratamiento personalizado necesario en sesiones semanales continuadas para cada una de las víctimas que lo precisen.

El proyecto, denominado 'Seguimiento psicológico de las víctimas del terrorismo y efectividad de los tratamientos psicológicos', y dirigido por el catedrático Jesús Sanz Fernández, tiene un doble objetivo; por un lado, conocer hasta qué punto están afectados por algún trastorno psicopatológico las personas que han sufrido un atentado terrorista y sus familiares y, por otro, ofrecer el tratamiento psicológico más eficaz disponible hasta ahora a aquellas personas que presenten un diagnóstico relacionado con haber sufrido un atentado terrorista.

El equipo trabaja de forma itinerante por las distintas provincias de la geografía española, según explica la Subdelegación del Gobierno, cuyo titular en Sevilla ha manifestado el "compromiso" del Ejecutivo con las víctimas y su interés por "reconocer y honrar su memoria y asistir de forma integral a las personas que aún sufren las secuelas de la barbarie que representa el terrorismo, con el objetivo de que su sufrimiento y su dignidad no caigan en el olvido".

En Sevilla, la Asociación de Víctimas del Terrorismo cuenta con 250 asociados, la muestra inicial de este equipo de trabajo. El subdelegado ha subrayado el "esfuerzo de las víctimas, su capacidad de superación y su compromiso en la concienciación y prevención contra los radicalismos", al tiempo que ha recalcado la deuda de la sociedad y el papel que deben desempeñar las administraciones "para dignificar el ejemplo que representan las víctimas en la lucha por la paz".

TRASTORNOS PSICOLÓGICOS

Las víctimas de terrorismo presentan trastornos psicológicos incluso 20-25 años después de haber sufrido un atentado, principalmente por estrés postraumático, aunque también con frecuencia trastornos depresivos mayores o trastornos de ansiedad.

El estudio de la Complutense 'Tratamiento psicológico de trastornos asociados al estrés' revela que tanto las víctimas directas como su entorno familiar más inmediato precisan una atención psicológica continuada en el tiempo, no solo a corto, medio y largo plazo, sino también a muy largo plazo.

Además, los resultados de este proyecto evidencian la disponibilidad de tratamientos psicológicos eficaces para tratar a las víctimas del terrorismo que sufren esos trastornos y que son útiles incluso con víctimas que llevan sufriendo los trastornos más de 20-25 años después de los atentados.

Los resultados indican que, con una estrategia de búsqueda activa, es posible identificar a esas personas y conseguir que accedan a una atención psicológica de calidad.