PSOE reclama la rescisión del contrato de recogida de aceite usado al "no cumplirse los mínimos de calidad"

Publicado 04/04/2015 14:27:01CET

SEVILLA, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

El PSOE de Sevilla ha reclamado la rescisión del contrato de recogida de aceite usado "al no cumplirse los mínimos de calidad" y de contenedores instalados y por "el daño" causado a hosteleros y empresas homologadas.

En una nota, la concejal socialista Encarnación Martínez ha criticado este sábado el "mal diseño" de los contenedores, asegurando que "provocan suciedad y aceite derramado" en las calles, así como el "evidente incumplimiento del contrato", que exigía la instalación de 500 contenedores en ocho meses y transcurrido más de un año "únicamente hay 130", una cantidad, a su juicio, "claramente insuficiente".

En este sentido, ha lamentado que el gobierno del alcalde sevillano, Juan Ignacio Zoido (PP), "no haya buscado el interés general ni mejorar el sistema" que había de recogida de aceite usado de bares y restaurantes, "generando un perjuicio claro a hosteleros y a empresas homologadas".

Asimismo, ha apostillado que el reciclaje de aceite "tampoco le importa absolutamente nada, al igual que ocurre con todo lo relacionado con la recogida selectiva de residuos".

La concejala socialista Encarnación Martínez ha denunciado que "tal y como era previsible" el gobierno de Zoido ha impulsado un modelo de gestión de recogida del aceite usado "insuficiente y sin una adecuada calidad" que provoca que miles de ciudadanos se queden fuera de esta opción debido a la escasez de contenedores y que haya suciedad y restos de aceite en las calles.

Y es que, a su juicio, transcurrido un año desde la adjudicación, "es el momento de hacer balance y de constatar el fracaso de este sistema" que se enmarca dentro del "absoluto desprecio con el que ha tratado el gobierno de Zoido todo lo relacionado con la recogida selectiva".

Este tiempo demuestra además, según subrayó la concejala socialista, que hay "razones de peso" para rescindir el "cuantioso contrato" licitado por Lipasam, basado en un modelo de negocio que llevó incluso a modificar la ordenanza de limpieza "sin consenso ni diálogo".

En esta línea, ha insistiendo en que, según el pliego de condiciones, en el plazo de ocho meses, "que ya hemos rebasado con creces", debía haber 500 contenedores distribuidos por la ciudad, una cifra que el segundo año debía ampliarse en 300 más.

Sin embargo, añade, según el informe que difunde la propia Lipasam a través de su página web, "sólo hay instalados en estos momentos 138", lo que supone un "claro incumplimiento" del contrato que "excluye" de este servicio a "miles de ciudadanos".

De esta forma, ha apostillado que "lo más probable" es que esta cifra ya ni se incremente porque los problemas que se están produciendo "están provocando suciedad y restos de aceite en las calles".

CONCESIÓN DE UN "MONOPOLIO PRIVADO"

De otro lado, Encarnación Martínez ha lamentado que en este modelo de negocio, "diseñado por Zoido", los contenedores en la calle o la recogida de aceite usado de los hogares se ha planteado como "un detalle casi sin importancia al que no se ha prestado ningún interés".

El único objetivo, desde su punto de vista, era "rentabilizar al máximo" la recogida de los residuos de los bares y restaurantes "aunque fuera en contra" del criterio de los hosteleros y causando un "grave daño" a empresas homologadas del sector "ante la concesión de un monopolio privado".

Martínez ha recalcado además que existen "serias dudas legales" en torno a este modelo de gestión, desde la aprobación del pliego de condiciones, que se agravaron con la modificación "por urgencia y sin diálogo" de la ordenanza de limpieza para "hacerla a la medida" de la empresa adjudicataria.

Así las cosas, la socialista ha aseverado que "se dieron mucha prisa" en empezar a recoger el aceite usado de todos los negocios y en "advertir" a quienes no lo quisieran entregar que "podrían ser sancionados", en su opinión, "incluso antes de que el primer edil hiciera una normativa a la medida para permitirlo".

Sin embargo, critica, "cuando llega la hora de aportar su contraprestación", esto es, la instalación de los contenedores de aceite doméstico usado, "ni hay prisas ni es una prioridad".

Por todo esto, la concejal socialista ha vuelto a trasladar "su queja y el malestar de ciudadanos, hosteleros y empresas afectadas" en el último consejo de administración de Lipasam, aunque ha asegurado que, "de nuevo, ni hay respuestas ni dan explicaciones".

Por último, ha incidido en que Zoido "ni siquiera aparece" por los consejos de administración, señalando que lleva cuatro años "preocupándose sólo de sus fotos y sus campañas de propaganda", y que la Delegación de Urbanismo y la dirección de Lipasam "siguen sin dar respuestas a los numerosos interrogantes existentes y sin tomar las medidas adecuadas".

Para leer más