Sevilla.- Tribunales.- La Audiencia juzgará en marzo al ex alcalde de Salteras por maltratar y violar a su esposa

Actualizado 02/02/2006 14:30:01 CET

SEVILLA, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Sevilla juzgará los próximos días 21 y 22 de marzo al ex alcalde socialista del municipio sevillano de Salteras, Carlos González-Eiris, para quien el fiscal ha solicitado una pena de once años y medio de prisión por delitos de malos tratos y agresión sexual en la figura de la que era su esposa, R.C.M.

Fuentes del caso explicaron a Europa Press que este proceso irá finalmente separado de otro que se sigue en el Juzgado de Sanlúcar la Mayor (Sevilla) contra el ex regidor por presunta detención ilegal de R.C.M., pese a la petición de la acusación particular, representada por la letrada Amparo Díaz, de que ambos procesos se unificaran, contra el criterio del juzgado de que se trataban de dos hechos no relacionados entre sí. Según esta denuncia, dos médicos, A.M.H. y F.Y., colaboraron en el supuesto ingreso forzoso de la esposa de González-Eiris en un centro psiquiátrico.

Por su parte, Díaz solicitó 18 años de cárcel para el ex alcalde, ya que imputa a González-Eiris un delito de agresión sexual continuada, por el que pidió 12 años de cárcel, así como sendos delitos de lesiones psíquicas, violencia doméstica y amenazas, con una pena de dos años por cada uno.

El Ministerio Público sólo aceptó como delitos los de maltrato habitual --según el antiguo artículo 153 del Código Penal, vigente en el momento de los hechos-- y el de agresión sexual, considerando como faltas las lesiones causadas y las amenazas vertidas contra su ex mujer, por las que solicita una multa total de 300 euros. También pide 6.000 euros de indemnización para R.C.M. y una orden de alejamiento del procesado para la víctima, por la que se le prohibiría acercarse a menos de 200 metros de ella durante cinco años.

La Fiscalía relata como desde que denunciado y denunciante contrajeron matrimonio en 1982, R.C.M. era objeto de continuos insultos y vejaciones por parte de González-Eiris, con expresiones como "eres mi criada, tú lo que tienes es que limpiar y guisar que para eso te doy una buena nómina" o "eres la fregona de la casa, limpia y cállate".

Al negarse la demandante, como consecuencia de estos hechos, a tener relaciones sexuales con el acusado, éste supuestamente accedía carnalmente a la misma al inmovilizarla con el cuerpo, amenazándola con darle una paliza o internarla en un psiquiátrico si no accedía a sus pretensiones. Incluso, relata el fiscal, llegó a las agresiones físicas al conocer la intención de su esposa de separarse de él.