Publicado 08/04/2021 16:12CET

Detenidas cinco personas, entre ellas una agente de policía local, por traficar con marihuana y cocaína

La Guardia Civil detiene a 5 miembros de una organización criminal dedicada al cultivo y venta de droga en Orihuela Costa
La Guardia Civil detiene a 5 miembros de una organización criminal dedicada al cultivo y venta de droga en Orihuela Costa - GUARDIA CIVIL ALICANTE

Los acusados contaban con aplicaciones móviles y cámaras de vigilancia para controlar que los parámetros de cultivo fuesen los ideales

ALICANTE, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil ha detenido en Orihuela Costa (Alicante) a cuatro varones y una mujer de entre 34 y 45 años, todos presuntos miembros de una supuesta organización dedicaba a la plantación y venta de marihuana, así como a la venta de cocaína. Entre los arrestados figura una Policía Local de Torrevieja, la cual se hacía valer de su condición para facilitar el reparto de la droga, según ha informado el instituto armado en un comunicado.

A tres de estos detenidos se les imputan los delitos de tráfico de drogas y pertenencia a grupo criminal, entre los que se encuentra el considerado "cabecilla" de la organización, a quien además de estos delitos se le imputa una defraudación de fluido eléctrico. Por su parte, a la agente se le imputan los delitos de tráfico de drogas, pertenencia a grupo criminal y la omisión del deber de perseguir delitos.

La investigación se originó una vez finalizó en septiembre del año 2020 la operación denominada "Sanillo", en la que se detuvo a 12 integrantes de una organización criminal dedicada al cultivo y tráfico de marihuana en chalets ocupados en la comarca de la Vega Baja.

Con motivo de las investigaciones llevadas a cabo en esta operación, los agentes tuvieron constancia que, al margen del grupo criminal desarticulado, una agente de la Policía Local de Torrevieja podría estar implicada, por lo que se sumó a las investigaciones el Área de Investigación del Puesto Principal de Torrevieja en lo que se denominó operación "Sanillo II".

Las pesquisas esclarecieron la implicación de un hombre que era vecino de la policía local, puesto que se descubrió que esta persona se dedicaba al "menudeo" de cocaína y marihuana, pues vendía las sustancias tanto en su domicilio de Orihuela Costa como su distribución en las localidades de Orihuela Costa y Torrevieja.

Asimismo, estos envíos los realizaba en ocasiones la agente, la cual, para hacerse con los estupefacientes iba directamente a recogerlos a esta vivienda e incluso accedía al interior del domicilio cuando el morador no estaba, ya que poseía las llaves. Al mismo tiempo, la acusada se beneficiaba de su condición para así avisar de los controles policiales, a fin de dar seguridad a los desplazamientos de su vecino cuando salía a repartir la droga a sus "clientes".

SE DESPLAZÓ DURANTE EL CIERRE PERIMETRAL

Incluso en una de las ocasiones, cuando estaba de servicio y mientras permanecía el cierre perimetral los fines de semana entre en localidades de más de 50.000 habitantes de la Comunitat Valenciana, ataviada con el uniforme y en vehículo oficial, llegó a desplazarse hasta Orihuela Costa, para acudir al domicilio de su vecino y trasladar a uno de los detenidos a su domicilio en la localidad de Torrevieja, para así evitar controles policiales y ser denunciado.

Fruto de numerosas investigaciones policiales, la Guardia Civil tuvo constancia de que en este domicilio existía una "importante" plantación de marihuana cultivada de modo 'indoor', cuyo cuidado y mantenimiento estaba a cargo, además del residente, de dos personas más.

Además, también se pudo comprobar cómo los fines de semana se saltaban las normas de confinamiento, y realizaban fiestas en el interior del mismo con un constante goteo en ocasiones de entradas y salidas de personas, hasta altas horas de la madrugada.

Por todo ello, se ha procedido a la explotación de la operación, en la que ha procedido a la detención de cuatro hombre y una mujer y, además, se ha incautado unas 126 plantas de marihuana que existían en el cultivo, así como numeroso material para su mantenimiento, 100 gramos de hojas de marihuana, 33 gramos de cogollos de marihuana, 20 gramos de cocaína y otros 247 gramos de sosa cáustica usada para "cortarla".

De igual forma se han requisado dos vehículos, 375 euros en dinero en efectivo, una pistola de aire comprimido y otra de avancarga.

Igualmente, los agentes pudieron comprobar cómo la plantación ilegal se encontraba en el sótano de la casa con el fin de acceder lo menos posible y así evitar la salida de olores a la vía pública. Los moradores contaban con aplicaciones móviles y cámaras de vigilancia para controlar que los parámetros de cultivo fueran los ideales.

Tras la puesta a disposición judicial, se ha decretado prisión sin fianza para el cabecilla y libertad con cargos para el resto. El cuarto detenido ha sido puesto en libertad tras la instrucción de las diligencias policiales. Por su parte, la agente, ha quedado en libertad con cargos y se le ha prohibido la salida del territorio nacional.

Contador