Bruselas avala el plan climático de España pero pide más detalles en su hoja de ruta hasta 2030

Publicado 18/06/2019 15:47:24CET

Pide esfuerzos a todos los países porque ve "insuficientes" las contribuciones de muchos de ellos

BRUSELAS, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha aprobado el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima elaborado por el Gobierno de Pedro Sánchez, con el que España se sitúa entre los países del bloque comunitario con los objetivos más ambiciosos en materia de renovables y eficiencia energética, aunque también pide más detalles sobre cómo pretende ejecutar su hoja de ruta hasta 2030.

El vicepresidente del Ejecutivo comunitario para la Unión de la Energía, Maros Sefcovic, y el comisario de Energía y Acción Climática, Miguel Arias Cañete, han presentado este martes los análisis de los planes climáticos de todos los Estados miembros para la próxima década. Las capitales deben ahora seguir las recomendaciones de Bruselas y presentar un documento definitivo antes de que finalice el año.

A nivel general, Bruselas valora que el plan remitido por España se fija el objetivo de lograr una economía libre de emisiones netas de carbono para 2050, cubre todas las dimensiones y es "particularmente amplio" en cuanto a objetivos, contribuciones y medidas.

Así, España se sitúa entre los cinco países del bloque comunitario que tienen unos objetivos más ambiciosos en materia de energías renovables, junto con Dinamarca, Estonia, Lituania y Portugal. La Comisión, en concreto, recomienda al Gobierno "apoyar el gratificante nivel de ambición" del 42% "mediante políticas y medidas detalladas y cuantificadas".

También sugiere a España establecer objetivos intermedios para 2022 y 2027, además del existente para 2025, y "facilitar información detallada sobre medidas destinadas a reducir la carga administrativa y sobre los marcos facilitadores para el autoconsumo de energías renovables".

En cuanto a la eficiencia energética, el análisis del Ejecutivo comunitario sitúa a España entre los pocos países del bloque que han planteado una contribución "suficiente", junto con Italia, Luxemburgo, Países Bajos y Francia.

En este ámbito, el documento pide a España "estudiar más a fondo cómo deberían desarrollarse las medidas actuales para alcanzar los objetivos de ahorro energético" y tener "debidamente en cuenta los desafíos que supone un salto tan significativo".

SEGURIDAD E INTEGRACIÓN ENERGÉTICA

En materia de seguridad energética, la Comisión Europea recomienda a España seguir desarrollando medidas de apoyo para lograr los objetivos de diversificación de las fuentes y reducción de la dependencia. También pide información sobre los planes del Gobierno para abandonar progresivamente la energía nuclear.

Otra de las sugerencias de las autoridades comunitarias es que España defina objetivos sobre la integración del mercado y, en concreto, adopte medidas "para afrontar la evolución previsible de los déficit arancelarios en los sectores de la electricidad y del gas". En este ámbito, pide al Gobierno que diseñe una estrategia para avanzar en la aplicación de precios "totalmente basados en el mercado".

Por otro lado, propone "intensificar la buena cooperación regional con Francia y Portugal" para abordar "aspectos del mercado interior de la energía y seguridad energética", con especial atención a las interconexiones.

Asimismo, señala que España debe enumerar todas las subvenciones que otorga a la generación de energía, en particular a los combustibles fósiles, y las medidas y planes para su "progresiva eliminación".

MÁS ESFUERZOS A NIVEL COMUNITARIO

A nivel general, sin embargo, la Comisión Europea ha advertido de que las contribuciones de los Estados miembros son "insuficientes" para alcanzar los objetivos en materia de energías renovables y eficiencia energética, por lo que ha pedido a las capitales que eleven el nivel de ambición en sus planes nacionales definitivos.

Por ejemplo, las autoridades comunitarias creen que la UE podría quedarse a 1,6 puntos porcentuales de distancia con respecto a la meta de que las energías renovables representen el 32% de todo el consumo energético para 2030.

Esta brecha es incluso mayor en el caso de la eficiencia energética, un ámbito en el que el bloque comunitario se quedaría a 6,2 puntos porcentuales del objetivo establecido al finalizar la próxima década (32,5%) si las capitales no aumentan sus contribuciones.

Por ello, el vicepresidente eslovaco ha afirmado que los proyectos presentados son "impresionantes" pero "ninguno es perfecto". En esta línea, ha pedido que las versiones definitivas que remitan a Bruselas a finales de año tengan en cuenta las recomendaciones específicas para cada país y contengan mayores esfuerzos.

"Tengo claro que se han realizado esfuerzos significativos, pero los planes finales deben reflejar un nivel de ambición aún mayor para que la UE encauce adecuadamente la lucha contra el cambio climático y la modernización de nuestra economía", ha expresado, en la misma línea, Arias Cañete.

Contador