La factura energética aumentó en 2017 por la demanda y el ascenso de los precios finales de la energía

Publicado 11/04/2019 14:22:49CET

Considera que la Ley de Cambio Climático debería incluir un precio para el CO2 "estable y creciente", dentro de una reforma fiscal 'verde'

MADRID, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

La factura energética española volvió a aumentar en 2017 debido al aumento de la demanda y al repunte de los precios finales de la energía, según las conclusiones del Informe 2018 del Observatorio de Energía y Sostenibilidad, elaborado por la Cátedra BP de Energía y Sostenibilidad de la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE.

En concreto, el repunte de los precios internacionales de los combustibles en 2017 supuso un aumento del 53% de los gastos en energía primaria con respecto a 2016, con las consecuencias negativas correspondientes en la competitividad de la industria y la renta de los hogares.

Según el informe, el único sector que mantuvo su competitividad fue el refino, que de hecho aumentó su valor añadido en un 6% gracias a las exportaciones.

Así, según el estudio, la única solución a este respecto, más allá de mejoras en la fiscalidad que pueden ser únicamente transferencias, es "la promoción del ahorro energético, y la reducción de la dependencia de los combustibles fósiles, cuyos precios y volatilidad están también fuera de nuestro control".

Además, este gasto energético no incluye los costes externos debidos a la contaminación o la congestión, que cuando se incorporan el valor añadido del sector energético español se reduce más de un 47%. Estos costes externos, de hecho, aumentaron un 6% con respecto al año anterior.

VOLVIÓ A AUMENTAR EL CONSUMO DE ENERGÍA PRIMARIA Y FINAL.

En lo que respecta al consumo de energía primaria y final en España, volvió a aumentar en 2017 por encima del Producto Interior Bruto (PIB), indicó el estudio.

En concreto, el sector energético español consumió 6,3 exajulios (EJ) de energía primaria y emitió, una vez descontadas las exportaciones, 300 millones de toneladas (Mt) de CO2, generando un valor añadido (sin descontar los costes externos) de 48.380 millones de euros, correspondiente aproximadamente a un 3,7% del PIB.

La Cátedra BP concluye que en 2017 el sistema energético español empeoró en todos los indicadores de sostenibilidad energética debido, principalmente, a factores no controlables como es la disponibilidad hidráulica.

Así, se registró un aumentó de la demanda de energía en un 3,2% en energía primaria y un 1,4% en energía final, mientras que la intensidad energética se redujo, aunque se sigue por encima de la media de los países del entorno.

En el caso del transporte, que sigue siendo el principal emisor y consumidor de energía de la economía española, mostró mejoras en el transporte privado por carretera, que se redujo un 3,7%, pero a cambio siguió aumentando el transporte por avión (+2,8%) y por tren (+3,2%). Además, el transporte de mercancías aumentó casi un 8%.

RETOS DEL ACTUAL MODELO ENERGÉTICO.

En lo que se refiere a los retos del actual modelo energético español, tras la presentación del Plan Nacional de Energía y Clima con objetivos a 2030 e iniciativas como el anteproyecto del Ley de Cambio Climático y Transición Energética o la Estrategia Justa, la Cátedra BP considera que la futura Ley debería incluir algunos elementos "muy relevantes" y que no se han considerado en su borrador, como un precio para el CO2 "estable y creciente", en el marco de una reforma fiscal 'verde'.

Asimismo, aboga por un diseño apropiado de los mercados energéticos; una estrategia de innovación energética en un contexto global; y un comité de supervisión independiente que garantice la visión de largo plazo.

"Esperamos que todos los partidos políticos, en la nueva legislatura, sean capaces de superar el cortoplacismo y puedan alcanzar el necesario consenso en torno a estos elementos, formulando una política de Estado asumida por todos en materia de energía y clima que asegure la consecución de un modelo energético sostenible lo antes posible", indicaron en un comunicado.

Contador