El Gobierno abre la puerta a definir unos periodos regulatorios para el sector energético más cortos

Publicado 19/11/2019 11:09:31CET
El secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal, en la comparecencia en la Comisión de Transición Ecológica en el Congreso de los Diputados para presentar la partida en Energía del proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019
El secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal, en la comparecencia en la Comisión de Transición Ecológica en el Congreso de los Diputados para presentar la partida en Energía del proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019 - CONGRESO DE LOS DIPUTADOS - Archivo

MADRID, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado de Energía en funciones, José Domínguez Abascal, ha abierto la puerta a que los periodos regulatorios para el sector energético, actualmente definidos en seis años para dar visibilidad y predictibilidad a la retribución de las empresas, sean en un futuro más cortos y flexibles.

En la jornada 'Señales económicas para la descarbonización de la economía' organizada por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales y 'Energía y Sociedad', Domínguez señaló que los seis años actuales parecen ahora "demasiado tiempo", ya que "hace siete años el mundo eléctrico era totalmente distinto", por lo que ha considerado que será una reforma que habrá abordar en unos años.

Antes de que acabe el año, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), de acuerdo con las funciones que le fueron otorgadas el pasado mes de enero por el Gobierno, debe dar luz verde a su batería de circulares que definirán el marco regulatorio para el sector eléctrico (2020-2025) y gasista (2021-2026) para los siguientes periodos.

A este respecto, Domínguez señaló que la CNMC "pronto" tendrá sus circulares para el sector energético y confió en que esta regulación estará "adaptada a una situación moderna". Asimismo, el secretario de Estado de Energía subrayó que en la elaboración de estas circulares el Gobierno "lo único que hace" es dar una directrices de política energética, pero "no es ningún corsé a la CNMC".

LA CNMC COMPARTE LA IDEA DE UN MARCO "MÁS FLEXIBLE".

En ese mismo sentido, la vicepresidenta de la CNMC, María Fernández, también compartió la idea de un marco regulatorio "más flexible" en la acotación de esos seis años actuales, ya que el mundo energético "ha evolucionado en seis años a una velocidad mayor que en los veinte años anteriores", aunque destacó que "hay que ver cómo y cuánto".

Así, estimó que el actual periodo de seis años está definido para dar a las empresas una visión a largo plazo para sus inversiones y para generar "transparencia y predictibilidad", aunque afirmó que la parte de los peajes en manos de la CNMC es un elemento que, dependiendo de cómo vayan evolucionando los objetivos de descarbonización, puede llevar a "un periodo de análisis de cómo ajustar el modelo".

En lo que se refiere a las circulares que definirán la retribución del sector, Fernández señaló que el objetivo de la CNMC es que se recojan unos costes "razonables y justos", aunque subrayó que "ajustar no es recortar, significa que las empresas deben tener una retribución razonable".

Mientras, en lo que respecta a la parte en manos del Gobierno, los cargos, que alcanzan casi los 11.000 millones de euros al año (unos 7.000 millones de pagos a primas de renovables y cogeneración, unos 3.000 millones de la deuda eléctrica del pasado y otros 750 millones de euros a la compensación de extrapeninsulares), Domínguez señaló que se tratan de "unas cargas que pagar del pasado de la política energética de muchos años y que se ha convenido que se debe pagar desde el sistema eléctrico".

Por otra parte, el secretario de Estado de Energía, que aseguró que el camino hacia la descarbonización de la economía para combatir el cambio climático es "imparable", valoró la 'hoja' de ruta' que ofrece el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) a 2030 presentado por el Gobierno el pasado mes de febrero, y cuya versión definitiva se remitirá a Bruselas "en las próximas semanas", con unas inversiones de más de 200.000 millones de euros adicionales hasta ese año y una generación de entre 250.000 y 300.000 empleos.

En ese sentido, indicó la importancia de las energías renovables y su impulso, con la entrada de 50 gigavatios (GW) nuevos 'verdes' a 2030, de los cuales la mitad serán de solar fotovoltaico y en torno al 40% de eólica, dos tecnologías que ya "son las más baratas".

HACER "CUANTO ANTES" SUBASTAS DE RENOVABLES.

Para ello, Domínguez indicó que el objetivo del Gobierno es hacer "cuanto antes" subastas que permitan tener precios en los niveles de los marcados el pasado verano en Portugal, "un país con un clima como el nuestro y el mismo sistema eléctrico", donde se registraron precios por debajo de los 20 euros por megavatio hora (MWh). "Ello nos permitirá reducir la factura de la luz que pagan las empresas y los ciudadanos", dijo.

En lo que respecta al autoconsumo, el secretario de Estado de Energía también adelantó que el Gobierno y la CNMC están trabajando para que los ciudadanos puedan compensar la energía que han vertido a la red con lo que han consumido de la red. "Compensar en la medida de lo posible a final de mes todo lo que ocurre", añadió al respecto.

Contador