Publicado 02/03/2021 16:04CET

Montero dice que los datos reflejan la "resaca" de la pandemia y espera mejoras en el segundo trimestre

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.
La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. - EUROPA PRESS/E. Parra. POOL - Europa Press

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha afirmado este martes que los datos de paro del mes de febrero "no son buenos" y obedecen a la intensidad de la tercera ola del Covid-19 y a la "resaca" de la pandemia, si bien espera que con el nuevo plan de ayudas de 11.000 millones de euros que ultima el Gobierno se registre una mejora en el segundo trimestre.

Así lo ha señalado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, al ser preguntada por los datos de paro del mes de febrero, cuando se sobrepasaron los 4 millones de parados al sumarse 44.436 desempleados más, unos datos que "no son buenos y son fruto de la intensidad de la tercera ola".

Montero ha indicado que los datos reflejan un impacto ya conocido con la primera oleada al repercutirse de manera "muy importante" los efectos de las restricciones derivadas de las actuaciones "obligadas" por las CCAA como consecuencia de la pandemia en una parte del sector productivo, sobre todo la ligada al cierre prematuro de locales de ocio, comercio, restauración y determinada áreas de actividad.

"Asistimos a la resaca de la pandemia sanitaria y se traduce en consecuencias económicas", ha lamentado Montero, quien ha señalado que el Gobierno confía en que la "resiliencia" manifestada por el tejido productivo en el tercer trimestre del año pasado, cuando el PIB creció por encima del 16%, se pueda repetir en el segundo trimestre si se siguen las recomendaciones y se actúa "con prudencia", así como gracias a los nuevos instrumentos que ultima el Gobierno.

Concretamente, espera que la nueva política de ayudas de 11.000 millones de euros que lanzará en breve el Ejecutivo, que podría incluir medidas fiscales, ayude a las empresas a sortear la crisis y ser capaces de anticipar sus situaciones financieras y sus saneamientos para que no se vean abocadas a presentar concurso de acreedores o ir directamente a una liquidación.

"Es lo que combate el Gobierno con la misma fuerza e intensidad que combate el virus", ha apostillado.