El sobrino de Ruiz-Mateos reconoce tener acceso a las cuentas de la familia en paraísos fiscales

Actualizado 29/02/2012 14:20:08 CET

Rocío Ruiz-Mateos y su marido, Luis Ojeda, niegan haber intentado vender varias obras de arte

MADRID, 29 Feb. (EUROPA PRESS) -

El sobrino de José María Ruiz-Mateos y Teresa Rivero, Alfonso Barón Rivero, ha reconocido ante el juez que tenía acceso a las cuentas de los Ruiz-Mateos en paraísos fiscales, pero negó haberlas utilizado para realizar movimientos de dinero, según informaron fuentes jurídicas.

Barón, que declaró este miércoles como imputado ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz por ser el presunto responsable de las sociedades extrajeras del conglomerado empresarial, admitió tener la "llave electrónica" que le permitía acceder a cuentas en Suiza, y que fue encontrada en el registro realizado en su domicilio, pero se desvinculó de la gestión de los pagarés de Nueva Rumasa.

En este sentido, la abogada del sobrino de Teresa Rivero, Pilar López Pavón, explicó que su cliente "nada tiene que ver con los pagarés" de las sociedades de Nueva Rumasa y que "no llevaba gestiones" relacionadas con la causa que investiga la Audiencia Nacional.

Durante su declaración, Barón señaló que el acceso que tenía a las cuentas de la familia Ruiz-Mateos en el extranjero se lo proporcionó la abogada suiza de los Ruiz-Mateos, Joele Knopfel, "por si acaso" tenía que utilizarlas a petición de su tío, José María Ruiz-Mateos.

Además, el sobrino de Teresa Rivero explicó que fue él quien puso en contacto al actual dueño de Nueva Rumasa, Ángel de Cabo, con la familia Ruiz-Mateos para gestionar la operación de compra de 99 sociedades -44 españolas y 45 extranjeras- de cerca de las 145 sociedades del conglomerado de Nueva Rumasa.

ROCÍO RUIZ-MATEOS NIEGA HABER VENDIDO OBRAS DE ARTE.

Por su parte, Rocío Ruiz-Mateos, hija de Ruiz-Mateos y Rivero, y su marido, Luis Ojeda, negaron ante el juez haber sustraído varias obras de arte de la casa familiar de Somosaguas (Madrid), así como haberlas intentado vender a través de la casa de subastas Ansorena.

Por su parte, el abogado defensor de ambos, Ignacio Ayala, explicó que sus clientes "desmentían categóricamente" haber sustraído varios cuadros de la casa y, en concreto, señaló que Ojeda -ejecutivo del Deutsche Bank en Ginebra- "no ha tenido ninguna relación profesional" con los Ruiz-Mateos.

Ambos están imputados por la presunta sustracción de varias obras de arte por valor de más de 750.000 euros de la casa familiar de los Ruiz-Mateos y el intento de venta a través de la casa de subastas Ansorena. El pasado 25 de enero el juez paralizó la venta y embargó cerca de 180 obras de arte presentes en el chalet.