Actualizado 23/08/2018 13:17 CET

Podemos urge a aprobar ya la reforma para que el Senado no vote la senda de déficit

Ione Belarra
EP

No precisa la fórmula, ante las dudas de que una ley orgánica no puede ser modificada por decreto ley

MADRID, 23 Ago. (EUROPA PRESS) -

Podemos quiere que la modificación de la Ley de estabilidad presupuestaria esté preparada para este mismo año, y así poder dar 'luz verde' a los objetivos de déficit y de deuda planteados por el Gobierno para 2019 sin tener que acudir al Senado, donde el PP cuenta con mayoría absoluta.

Preguntada por si sería posible aprobar este cambio antes de someter a votación de nuevo en el Congreso la senda de estabilidad presupuestaria para los próximos años, la portavoz adjunta de Unidos Podemos Ione Belarra ha dicho que "debe darlo".

"Es uno de los compromisos que arrancamos ayer y ésta es la clave fundamental porque, si no, todos los acuerdos a los que lleguemos en el paquete de medidas sociales que hemos puesto encima de la mesa no se podrían aplicar, porque el PP seguiría teniendo la llave del Senado", ha afirmado durante una entrevista este jueves en la 'Cadena Ser', recogida por Europa Press.

La modificación de la Ley de estabilidad presupuestaria en este sentido es el principal acuerdo al que llegaron el Ministerio de Hacienda y Unidos Podemos durante su reunión en la tarde noche del miércoles, de cara a negociar el apoyo de la coalición de izquierdas a la senda de déficit propuesta por el Ejecutivo.

NO ES POSIBLE UNA MODIFICACIÓN 'EXPRESS'

Belarra ha señalado que, en el seno de su formación, tuvo lugar "un debate jurídico bastante amplio" sobre cómo "concretar juríficamente" el cambio en la ley, y ha dicho que "se van a explorar dos vías, la opción de decreto y de proposición de ley". "Creemos que es posible un mecanismo parlamentario relativamente sencillo", ha aseverado.

Sin embargo, al tratarse de una ley orgánica --recoge preceptos establecidos en la Constitución, concretamente en su artículo 135--, su modificación únicamente puede llevarse a cabo con una nueva ley orgánica, bien a través de un proyecto de ley (la iniciativa correspondería al Gobierno) o de una proposición de ley (en este caso, de los grupos parlamentarios o como iniciativa legislativa popular, ILP).

En estos casos, la iniciativa se tramitaría como cualquier ley, debiendo pasar por el Congreso y el Senado pero, a diferencia de una ley ordinaria, debe someterse a una votación final en el Pleno del Congreso en la que debe contar con mayoría absoluta, esto es, más de la mitad de los votos de la Cámara.

NO A LA GRAN COALICIÓN, SÍ GOBIERNO PROGRESISTA

La dirigente de la formación morada ha asegurado que en su grupo se encuentran "bastante satisfechos con la reunión" tras detectar "un cierto inmovilismo del Gobierno a lo largo de este mes", y en ese sentido ha destacado que tanto el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, como el secretario general de su formación, Pablo Iglesias, "ya habían tanteado" ese acuerdo "de manera telefónica en los últimos días".

Por otro lado, además de celebrar que el cambio en la ley suponga "quitarle a Pablo Casado y al PP el último reducto de poder que quedaba en el Senado, también ha destacado que la sintonía con el Gobierno "cierra la vía de gobernabilidad en forma de 'gran coalición' (entre PP y PSOE) y refuerza la vía de la gobernabilidad progresista (entre PSOE y Unidos Podemos)".

"Creo que es una buena noticia, porque el PSOE con quien tiene que llegar a acuerdos es con nosotros para que la gente de nuestro país viva mejor", ha manifestado Belarra.

SUBIDA DE LAS PENSIONES AL IPC Y FIN DEL COPAGO FARMACÉUTICO

La portavoz adjunta de Unidos Podemos también ha destacado que entre Hacienda y su grupo hubo un "mayor grado de acuerdo" en otras dos cuestiones que, de todas formas, "todavía no se han concretado", como una posible fórmula para garantizar el poder adquisitivo de las pensiones y la eliminación del copago farmacéutico.

En este primer caso, la fórmula pasaría por una compensación a principios de año que, en una paga única a los pensionistas, cubriría la diferencia entre el 1,6% de subida --aprobada en los Presupuestos de 2018 tras el acuerdo entre el entonces Gobierno 'popular' de Mariano Rajoy y el PNV-- y la inflación registrada finalmente en ese año.

En todo caso, Belarra no ha comprometido que los pasos avanzados con el Gobierno vayan a concluir en el apoyo de su grupo a los objetivos de estabilidad cuando lleguen al Congreso, ya que ha matizado que "el sentido del voto es lo último".

Así, ha preferido destacar que "la buena noticia es que el Gobierno mostró voluntad de negociar". "Si tienen voluntad de hacer medidas que están a la altura de la España que promovió la moción de censura, y que la logró, de la gente que no perdió la esperanza, desde luego nos van a encontrar ahí".