Publicado 10/04/2019 15:55CET

El sector químico español elevó su facturación un 4% en 2018, hasta la cifra récord de 65.647 millones

Pide la supresión definitiva del impuesto del 7% a la generación y modificar la estructura de peajes para abaratar la factura eléctrica

MADRID, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

La industria química española alcanzó una cifra de negocios de 65.647 millones de euros en 2018, lo que supuso "un crecimiento histórico" del 4% respecto a la facturación registrada el año pasado, según los datos presentados este miércoles por la Federación Empresarial de la Industria Química Española (Feique).

Con esta cifra, se mantiene la curva ascendente que viene registrando el sector desde 2012 y que le ha llevado a un "récord histórico" de facturación año tras año desde 2014, indicó el presidente de la patronal, Carles Navarro.

De esta manera, el sector acumula en los últimos cinco años un crecimiento del 19%, que asciende al 32% si se toma como referencia 2007, el año previo a la crisis.

Esta cifra se vio impulsada tanto por el comportamiento de la producción, que repuntó un 1,5%, duplicando así el ritmo de crecimiento del índice general de la Industria Española (0,7%), como por la trayectoria de los precios, que se ha visto también muy favorecida por la fortaleza de la demanda internacional de productos químicos.

En lo que respecta a la distribución sectorial de la cifra de negocios, las Especialidades Farmacéuticas continuaron siendo el subsector más representativo al aportar el 20,9% del total, seguido de las Materia Primas, Plástico y Caucho, con un 18,9% del total; Química Orgánica (15,5%) Otros productos Químicos (7,9%), Perfumería y Cosmética (7,6%); Pinturas y Tintas (7,0%); Materias Primas Farmacéuticas (5,8%), Detergencia (5,5%); Gases Industriales (2,5%); Química Inorgánica (2,5%), Fertilizantes (2,4); Agroquímica (1,5%); Colorantes y Pigmentos (1,2%) y Fibras Sintéticas (0,7%).

Además, España se sitúa además como el país donde mayor crecimiento productivo ha experimentado el sector químico (+1,5%) entre los siete principales países productores químicos de la Unión Europea (Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, Holanda y Bélgica). La zona euro registró de media una caída de la producción química del 0,9%, motivada fundamentalmente por el descenso de Francia y Alemania, que acusaron retrocesos cercanos al 2%.

La actividad de la industria química española genera, de manera directa, indirecta e inducida, el 5,8% del Producto Interior Bruto (PIB) y emplea a 196.800 personas de manera directa, que alcanzan los 670.000 puestos de trabajo si se añade el empleo indirecto e inducido, lo que representa el 3,5% de la población activa ocupada en el país.

UN PLAN DE LEGISLATURA.

Por otra parte, Feique ha presentado un Plan de Legislatura con 37 medidas enfocadas a mejorar la competitividad y capacidad de atracción de inversiones productivas de capital intensivo a España.

Navarro consideró que uno de los objetivos prioritarios es establecer un sistema de gobernanza que permita la coordinación completa de la acción del Gobierno en el ámbito industrial, ya que es "una herramienta para poder avanzar".

Para ello, valoró que al actual Ejecutivo recuperara el Ministerio de Industria, ya que la política industrial es un concepto global que agrupa múltiples áreas de actuación sobre las que, de facto, el Ministerio debería tener plenas competencias.

EL ESTATUTO PARA ELECTROINTENSIVOS, UNA "BUENA NOTICIA".

Asimismo, el sector valoró el Estatuto para Consumidores Electrointensivos que el Gobierno prevé aprobar antes de que finalice la legislatura como "una buena noticia" para el sector, indicó el director general de Feique, Juan Antonio Labat.

No obstante, valoraron que es necesario establecer un sistema de compensaciones efectivas del coste eléctrico para las empresas electrointensivas y consideraron que resulta "fundamental" desarrollar lo antes posible la regulación para las redes cerradas de distribución de energía eléctrica, que permitirían incrementar la competitividad de la industria y la generación de inversiones de carácter productivo.

También como medidas para abaratar la factura eléctrica de la industria, Labat pidió la supresión definitiva del impuesto del 7% a la generación eléctrica, así como una modificación de la estructura de peajes, para que pasen del actual 14% para los electrointensivos a un 3%, como ocurre en otros países de nuestro entorno.

Además, Feique abogó por el desarrollo de los contratos de compraventa a largo plazo (PPA, por sus siglas en inglés) y una regulación que permita garantizar las inversiones en ellos.

"Queremos que haya una garantía de Estado", como ya ocurre en Noruega, para cubrir esa inversión en los proyectos, indicó Labat, que señaló que los 'PPA' permiten unos precios unos 15 euros por MWh por debajo de los precios de mercado.

Europa Press Comunicados Empresas