Actualizado 30/03/2009 17:02 CET

España figura entre los seis países que más incrementaron su ayuda al desarrollo en 2008, según la OCDE

La AOD alcanzó los mayores niveles de su historia, aunque Oxfam denuncia que fue "muy inferior" a las ayudas al sistema financiero

MADRID, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

España figura, junto a Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Japón y Canadá, entre los países que más incrementaron en 2008 la ayuda oficial al desarrollo (AOD), según revela un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), en el que se asegura que la ayuda internacional al desarrollo alcanzó el año pasado los niveles más altos de su historia. No obstante, la organización no gubernamental Intermón Oxfam advirtió de que estas cifras están "a años luz de los 8,4 billones de dólares movilizados por esos mismos países para apuntalar su sistema financiero".

La AOD de los 22 Estados donantes que integran el Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) aumentó el año pasado un 10,2 por ciento en 2008, hasta un total de 119,8 millones de dólares, según revela el informe, hecho público hoy en Londres. Los países ricos, indica el informe, aportaron el año pasado una media del 0,3 por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB) a AOD, un porcentaje similar al registrado en 1993. España, según la organización, se encuentra en el octavo lugar en relación al esfuerzo respecto a su PIB (0,43 por ciento) y en el séptimo en relación a su volumen de ayuda (unos 4.880 millones de euros).

Según la OCDE, los proyectos y los programas de desarrollo bilateral han experimentado un crecimiento constante en los últimos años, hasta suponer un incremento de un 12,5 por ciento en 2008 respecto al año anterior.

Asimismo, los primeros datos indican que la AOD bilateral de los países donantes del CAD a África alcanzó en 2008 un total de 26.000 millones de dólares, 22.500 millones de los cuales fueron destinados a África Subsahariana, con un incremento de un 10 por ciento para el conjunto del continente y un 10,6 por ciento en términos reales sólo para África Subsahariana respecto a 2007. No obstante, este incremento excluye los préstamos reembolsables. Incluidos éstos, el incremento es del 1,2 y el 0,4 por ciento, respectivamente.

En términos de volumen, los países que más AOD aportaron en 2008 fueron Estados Unidos (26.000 millones de dólares), Alemania, Reino Unido, Francia y Japón. Cinco países excedieron el 0,7 por ciento de su PIB en la ayuda al desarrollo: Dinamarca, Luxemburgo, Países Bajos, Noruega y Suecia.

En términos de incremento, los principales donantes fueron Estados Unidos (16,8 por ciento), Reino Unido (24,1 por ciento), España (con un 19,4 por ciento de aumento, especialmente gracias al incremento de las ayudas bilaterales, sobre todo a África, y a las mayores contribuciones a las instituciones multilaterales), Alemania, Japón y Canadá. El informe destaca también el crecimiento de países como Australia, Bélgica, Grecia, Nueva Zelanda y Portugal.

INTERMÓN OXFAM

En respuesta a este informe, la organización humanitaria Intermón Oxfam advirtió de que, aunque el incremento en un 10 por ciento en la ayuda al desarrollo del conjunto de países donantes "tiene de positivo que revierte la tendencia descendente de los últimos dos años", estas cantidades están "a años luz de los 8,4 billones de dólares movilizados por esos mismos países para apuntalar su sistema financiero".

"Es un insulto a la inteligencia y a la dignidad humana ver la desproporción de recursos que los países donantes han destinado a salvar su banca de la crisis y lo que han destinado en ayuda al desarrollo", afirmó hoy la directora general de Intermón Oxfam, Ariane Arpa, tras conocer los últimos datos de AOD hechos públicos por la OCDE.

"Cuando está a punto de comenzar la cumbre del G20 en Londres para buscar soluciones a la crisis económica, el dato del insignificante incremento de la ayuda al desarrollo demuestra la tacañería de los donantes, que encuentran dinero debajo de las piedras para salvar su sistema financiero y parecen miopes a la hora de encontrar los recursos comprometidos para luchar contra la pobreza", agregó.

Al respecto, la ONG recordó que "tan sólo la aseguradora estadounidense AIG recibió 175.000 millones de dólares para su rescate, 50.000 millones más que la suma de la ayuda al desarrollo de los 22 países donantes". "Sin embargo, Estados Unidos sólo dedicó 26.000 millones de dólares a AOD, un 0,18 por ciento de su PIB", agregó.

"Los países en desarrollo se están viendo afectados de forma desproporcionada por una crisis económica que ellos no han generado, pero la respuesta de comunidad internacional es mirar su propio ombligo", prosiguió Arpa.

"Les estamos abandonando a la deriva, ahogando los avances que se habían conseguido", agregó. "Con esta perspectiva, cabe preguntarse en qué pensaban los países más ricos cuando firmaron los Objetivos del Milenio, que se establecieron como metas mínimas y alcanzables en un período corto de tiempo", añadió. Al respecto, Intermón Oxfam destacño el hecho de que la ayuda de los donantes a África Subsahariana, la región más pobre del planeta, sólo haya aumentado en 2008 un 0,4 por ciento con respecto a las cifras de 2007.

Según la ONG, el dinero que los directivos de AIG recibieron en bonos podría haber pagado el sueldo de profesores para siete millones de niños en África. Asimismo, prosiguió, "los países ricos gastaron en salvar a sus bancos 30 veces más (8,4 billones de dólares) que en ayuda al desarrollo".

ESPAÑA

La organización también valoró positivamente los datos sobre España. No obstante, advirtió de que nuestro país "se queda alejado de su compromiso de alcanzar el 0,5 por ciento del PNB el año pasado, lo que genera cierto temor a que pueda alcanzar el prometido 0,7 por ciento al final de la legislatura".

"España había comprometido para AOD unos 5.509 millones de euros para el año pasado, de los cuales 600 millones se han quedado sin ejecutar", afirmó la responsable de financiación al desarrollo de Intermón Oxfam, Verónica Hernández.

"En este momento en que hay que ser extremadamente eficiente con los recursos, tenemos que insistir en la necesidad de reformar urgentemente los instrumentos de la cooperación de nuestro país, sobre todo el Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD) donde se gestiona la mayor parte de este dinero, y también impulsar con recursos humanos suficientes la transformación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID)", prosiguió.

"Sin esta modernización, España seguirá jugando en la 'liga junior' de los donantes y no tendrá capacidad para cumplir con sus compromisos" añadió.