El Gobierno propone elevar las multas en infracciones muy graves en los montes cuando reponer el daño supere el millón

Publicado 15/01/2015 16:11:27CET
MAGRAMA

MADRID, 15 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno ha propuesto elevar las sanciones a las infracciones tipificadas como "muy graves" en el proyecto de Ley de Montes, de modo que cuando el importe de madera comercializada indebidamente o el doble del coste de reposición del daño causado por una infracción --por ejemplo una corta de madera o un fuego-- supere el millón de euros, la multa equivaldrá del importe máximo.

Así consta el proyecto de Ley de Montes al que ha tenido acceso Europa Press que, mantiene las cuantías de las sanciones que van de 100 a 1.000 euros en las sanciones leves; de 1.001 a 100.000 euros en las infracciones graves y desde 100.001 a 1.000.000 euros en las muy graves. Sin embargo, la propuesta del Ejecutivo añade que esta cantidad se puede superar si el importe de la madera indebidamente comercializada o el doble del coste de reposición del daño causado superen el millón de euros. En este caso, la sanción será equivalente al importe mayor.

Además, la propuesta aprobada por el Consejo de Ministros el 9 de enero expone que las infracciones serán muy graves cuando los hechos hayan provocado al monte daños con unos costes de reposición iguales o superiores a un millón de euros o bien si el plazo de restauración es superior a 10 años. En cuanto a la madera ilegal, será muy grave si el valor de esta supera los 200.000 euros. También se considera muy grave la reincidencia, cuando el infractor haya cometido una infracción leve en un año; una grave en dos años o una muy grave en el plazo de cinco años.

Para las infracciones graves, se tendrá en cuenta que los daños causados tengan costes de reposición iguales o superiores a 10.000 euros e inferiores a 1 millón de euros o si su plazo de reparación es superior a seis meses pero inferior a diez años.

En este caso, será grave el comercio de madera no legal cuando el valor de esta sea superior a 50.000 euros e inferior a 200.000 euros y también se contempla la reincidencia.

Contra las infracciones leves, el texto plantea que se definan de este modo cuando no haya daños al monte o cuando estos tengan unos costes de reposición inferiores a 10.000 euros o si su plazo de reposición no supere los seis meses y, respecto a la madera ilegal, cuando su valor no supere los 50.000 euros.

En el proyecto, estas sanciones prescribirán a los cinco años las muy graves, a los dos años las graves frente a los tres años en la ley vigente, y al año las leves.

A las infracciones previstas en la ley en vigor, que data de 2003, el proyecto de Ley añade como infracción la corta de madera no autorizada; la permanencia de reses en los montes donde este prohibido, o donde se realice en violación de las normas establecidas por la comunidad autónoma en cuestión.

Asimismo, será infracción el tránsito o permanencia en caminos o zonas forestales donde esté prohibido y la circulación de vehículos a motor que atraviesen terrenos fuera de carreteras, caminos, pistas o cualquier infraestructura utilizable, excepto si ha sido autorizado expresamente. Serán las comunidades autónomas las que definan las condiciones en que se permitirá la circulación de vehículos a motor por pistas forestales.

En cuanto a la proporcionalidad de las sanciones, el nuevo texto elimina el concepto de intensidad del daño causado, por lo que ahora se impondrán atendiendo al grado de culpa, la reincidencia y al beneficio económico obtenido por la sanción. En todo caso, se mantiene que además de las sanciones, el infractor deberá reparar el daño causado.

Por otro lado, en el mismo artículo que define las infracciones, el 67, se añade un nuevo apartado en el que se incorpora la normativa de la Unión Europea relativa las obligaciones de los agentes que comercializan madera y productos de madera, con la intención de evitar la tala ilegal y la comercialización de los productos derivados de la madera no aprovechada legalmente.