Actualizado 22/03/2009 14:31 CET

Expertos en asuntos islámicos denuncian que en España "todo lo no católico es percibido como extranjero"

Piden una gestión pública que "equipare la percepción social del Islam a la del resto de religiones"

FEZ (MARRUECOS), 22 Mar. (De la enviada especial de Europa Press, Nuria Ortiz) -

Expertos en asuntos islámicos denunciaron, el pasado fin de semana, que en España "todo lo no católico es percibido como extranjero" y destacaron que, a pesar de que actualmente "sólo en 27 por ciento de los españoles se declara católico practicante", la concepción cultural y social que se tiene hacia el Islam "no ha variado", por lo que piden una gestión pública que trabaje por normalizar la situación del colectivo musulmán en el país y por mejorar su nivel de integración.

En esta línea, destacaron que uno de los "principales" problemas de la sociedad española es que mantiene "una percepción equivocada del Islam", pues lo sigue considerando como un fenómeno migratorio y le otorga la misma estructura, cuando la realidad cuantitativa y cualitativa de sus miembros "ha variado mucho con el paso de los años". Tanto es así que, en algunos casos, ya puede hablarse de musulmanes "de segunda o tercera generación", que son ciudadanos españoles.

Así se expresaron algunos expertos y juristas especializados en cultura islámica durante el 'Simposio sobre el Estatuto Jurídico del Islam en Europa' que el Consejo de la Comunidad Marroquí en el Extranjero (CCME) celebró los días 14 y 15 de marzo en Fez (Marruecos) y en el que se estudiaron las reformas europeas que podrían contribuir a sentar los derechos del colectivo en los distintos países de la Unión.

Para el director de la Fundación Pluralismo y Convivencia, que depende parcialmente del Ministerio de Justicia, José Manuel López Rodrigo, la solución a los asuntos que se plantearon pasa por "analizar y adaptar el contexto legal" que, en el caso de España "parece adecuado pero no es suficiente". "En un país con un entorno de pluralismo religioso y con más de un millón de musulmanes hay que tomar decisiones", afirmó. Además, añadió que la nueva ley de libertad religiosa, en proceso de gestación, "propicia una oportunidad de cambiar la cosas".

647 ASOCIACIONES REGISTRADAS EN 2008

"En España se ha pasado de 240 asociaciones islámicas registradas en 2004 a 647 en 2008", indicó López Rodrigo, quien explicó que este dato "muestra el proceso vivido de normalización del Islam, que de ser una realidad oculta, alcanza ahora gran visibilidad". "El porcentaje de musulmanes en nuestro país es difícil de cuantificar porque, aunque la cifra apunta al millón, existe un 18 por ciento de los llamados musulmanes de segunda generación, nacidos en España, pero que no es creyente", señaló.

Por otra parte, este experto apuntó que otra de las posibles dificultades para los musulmanes en la Península es que las propias administraciones "conciben la religión como algo perteneciente al ámbito privado de la vida" y no queda bien definido a quién pertenece la responsabilidad en la toma de decisiones que les afectan. Sin embargo, destacó que "también es deber de estas comunidades trabajar por su propia integración".

"En el caso de edificación de las mezquitas, donde entran en juego las políticas públicas, la legislación les permite construir, pero son ellos los que deben saber cómo hacerlo", afirmó. Así, este ponente explicó que aunque es tarea de España observar y aprender de la "larga experiencia" de países como Francia en materia de inmigración islámica, "son ellos mismos los que se tienen que articular para alcanzar sus objetivos".

Finalmente, López Rodrigo subrayó que el camino para la normalización del Islam en España y su equiparación al resto de religiones "necesita de la colaboración tanto de las administraciones como de la comunidad musulmana. "Esto ayudará a promover la coexistencia respetuosa y la igualdad de trato", puntualizó. También, destacó que los cambios que ha experimentado el colectivo desde la última ley de libertad religiosa de 1980, como su grado de secularización social, "hacen necesario un profundo cambio".