El Gobierno reconoce que no puede dar papeles a todos los que quieren venir a España

413131.1.644.368.20181031120833
Vídeo de la noticia
Publicado 31/10/2018 12:08:33CET

   MADRID, 31 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, ha defendido este miércoles en el Congreso el "esfuerzo" del Gobierno para lograr una migración "ordenada, regular y segura", aunque ha reconocido que su departamento no puede dar papeles a todos los que quieren venir a vivir a España.

   "Tenemos que apostar por una inmigración legal, no podemos dar papeles a todas las personas que, por supuesto, el efecto huida de la miseria, la pobreza, la guerra o las persecuciones, pues quisieran venir a vivir con nosotros, pero esto es lo que hay", ha declarado durante su intervención en el Pleno de la Cámara.

   La ministra ha respondido a una pregunta del diputado de En Comú, Marcelo Expósito, quien le ha cuestionado por el compromiso dado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a la ONU en materia de derechos de los inmigrantes.

   Aunque Expósito ha agradecido que el nuevo Ejecutivo "haya cambiado el tono" al hablar del fenómeno migratoria, en relación a sus antecesores del PP, el diputado del grupo confederal ha lamentado que los de Sánchez aún no hayan retirado las concertinas, que hayan cambiado "las devoluciones en caliente por las devoluciones en templado" o que mantengan un sistema de acogida "tensionado hasta el límite" a través del cual, según ha indicado, aún no se han coordinad con las ciudades dispuestas a acoger refugiados o menores extranjeros no acompañados.

COLABORACIÓN "EJEMPLAR" CON MARRUECOS

   "Compartimos muchas de sus preocupaciones", ha respondido Valerio, quien ha recordado a Expósito que los socialistas llevan "algo más de cuatro meses" en la Moncloa y ya han llevado a cabo diversas acciones globales en materia migratoria y en la lucha contra las mafias.

   En este sentido, Valerio ha destacado la colaboración que se ha iniciado de forma "ejemplar" con Marruecos, con proyectos de "migración circular", como la campaña de la fresa o los frutos rojos que se está llevando a cabo actualmente y programas de desplazamiento a España de trabajadores marroquíes cualificados.

   "Intentamos una inmigración ordanda, con contingentes, porque este Gobierno considera que una gestión ordenada de los flujos migratorios es una oportunidad para enriquecer a la sociedad, fortalece el mercado de trabajo y da una oportunidad a estas personas que vienen a trabajar con nosotros", ha concluido.